Segunda Marquetalia afirma que Iván Márquez está vivo, pero con heridas leves

Caracas. – Vivo, pero con heridas leves, estaría el líder guerrillero de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez, según un comunicado enviado por ese grupo subversivo.

La información fue revelada por la citada facción de las FARC, a la revista colombiana Cambio, a través de una misiva.

En ella aseguran que Márquez se encuentra bien, «en buen estado de salud», pero supuestamente con algunas heridas leves a consecuencia del ataque sufrido la semana pasada.

«El día 30 de junio del 2022, el comandante Iván Márquez fue víctima de un atentado criminal dirigido desde los cuarteles del Ejército y los comandos de Policía.

Desde su trinchera de combate continuará la lucha de las ideas por una nueva Colombia», indica el mensaje.

También responsabilizaron al presidente Iván Duque, de orquestar atentados para sabotear el acuerdo de paz con la guerrilla, y de ordenar el asesinato del presidente de Haití: «Duque y su gobierno, no solamente destruyeron los acuerdos de la Habana, sino que también se dedicaron ha exportar mercenarios para matar a líderes en diferentes partes del mundo. Así fue como un comando de23 mercenarios dirigidos desde Colombia, todos ellos militares en retiro, supuestamente, en la madrugada del 7 de julio 2021 incursionaron 23 mercenarios a la residencia del presidente de Haití, Jovenel Moise, y lo asesinaron».

Acusaron a Duque de orquestar el atentado contra Márquez, en complicidad con la CIA, DEA y las fuerzas armadas colombianas.Aunque no lo confiesan, se presume que Márquez se encuentra hospitalizado -y grave- en el hospital militar de Caracas.

Sebastiana Barráez denunció que el ELN desalojó a comunidad indígena en Puerto Ayacucho

Caracas. – Guerrilleros del ELN (Ejército de Liberación Nacional) desalojaron a una etnia indígena, de la comunidad que ocupaban cerca de Puerto Ayacucho (Amazonas), según un trabajo reporteril realizado por la periodista Sebastiana Barráez.

Los subversivos se instalaron en los espacios que ocupaban miembros de la etnia Jivi, a menos de una hora del aeropuerto de Puerto Ayacucho. Según Barráez, sus fuentes le indicaron que los guerrilleros lo hicieron de manera amenazante, intimidando a los indígenas con el poder de fuego del cual alardeaban.

Los Jivi no tuvieron más remedio que retirarse en silencio, ante la inminente invasión armada de la que eran víctimas. Los contactos le expresaron a Barráez la impotencia que sintieron, ya que en ningún momento tuvieron apoyo alguno de las autoridades locales o de las FANB.

Hombres y mujeres de esa etnia se preguntaban cómo era posible, que una fuerza insurgente extranjera los desalojara de sus tierras sin mayores explicaciones.

La comunicadora indicó que el gobernador del Amazonas, Miguel Leonardo Tadeo Rodríguez, está al tanto de lo ocurrido, pero no ha tomado cartas en el asunto.

Igualmente, señaló que el vehículo protocolar del jefe de la zona 63 de la GNB en esa región, general Wolmar Guevara, fue vista en el nuevo campamento del ELN, por lo que se cree estuvo reunido con ellos.

Sin embargo, los guerrilleros continúan en el lugar, y no se vislumbran acciones para sacarlos de allí.

Los indígenas culpan de lo ocurrido al alto mando de las FANB, alegan que son los militares quienes han permitido que los insurgentes colombianos se establezcan a sus anchas en todo el territorio nacional, a cambio de recibir de estos algunas prebendas económicas.

María Elvira Salazar buscará prohibir entrada a los Estados Unidos a miembros de las FARC

La congresista republicana por el estado de la Florida, María Elvira Salazar, ha presentado un proyecto de Ley ante el congreso de los Estados Unidos que prohíba la entrada de cabecillas y exmiembros de las FARC a territorio norteamericano.

Esta propuesta se impulsa a solo días que la administración del presidente Joe Biden decidió remover a la guerrilla de la lista de organizaciones terroristas extranjeras, lo cual Salazar calificó como una «bofetada» a los colombianos.

«Eso es inaudito. Presenté una Ley que no le permite a los cabecillas ni a la gente que perteneció a las FARC, volutnariamente, que puedan entrar a los Estados Unidos,» declaró la parlamentaria, «Las FARC obligó a muchos niños a tener que ser soldados sin querer, a muchas niñas que las violaron y obligaron a formar parte de esas filas. Hay excepciones para toda esa gente».

Administración Biden saca a las FARC de la lista de grupos terroristas extranjeros

El Departamento de Estado de los Estados Unidos habría anunciado al Congreso el pasado este martes su intención de remover a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de la lista de grupos terroristas extranjeros.

La decisión se toma a cinco años de la firma del acuerdo de paz que se hizo entre el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos y el grupo terrorista FARC en la isla de Cuba.

Según la administración, este gesto sería una muestra de apoyo por parte de los Estados Unidos al tratado que se firmó.

Ned Price, vocero del Departamento de Estado, destacó que la administración actual esta comprometida con la «implementación y preservación» del acuerdo, aunque no mencionó la existencia de una llamada disidencia de las FARC que continúa aterrorizando a los ciudadanos y que ha tomado control de varias zonas del país vecino, Venezuela.

FARC asesinó a 6 indígenas en Apure según denuncia de Fundaredes

Los nativos saquearon un camión de alimentos, y los guerrilleros, erigiéndose como autoridad en la zona, ajusticiaron al grupo en represalia

Caracas. – Seis indígenas fueron asesinados por guerrilleros de las FARC en el estado Apure, el pasado 15 de junio, según lo denunció este martes el activista del movimiento Fundaredes, Javier Tarazona.

El hecho, según la versión manejada por el abogado y defensor de los Derechos Humanos, ocurrió en el sector Macanilla del municipio Pedro Camejo.Tarazona explicó que el hecho fue en represalia por el saqueo a un camión que transportaba alimentos hasta Puerto Páez.

«El camión con alimentos se transportaba desde la población de San Juan de Payara hasta Puerto Páez. La función de los organismos de seguridad fue usurpada por las FARC, llevando al asesinato de estos indígenas», narró el activista en un video difundido por las redes sociales.

Igualmente, denunció que los indígenas de las comunidades de la Macanilla y Capanaparo no tienen ningún tipo de asistencia social por parte del Estado venezolano.Denunció que en esas zonas existe desnutrición, y los nativos son víctimas de muchas enfermedades, sin contar con medios para enfrentarlas.

Igualmente, dijo que también son sometidos acciones esclavizantes y así como agresiones, cada vez más constantes, por parte de los integrantes del movimiento guerrillero disidente.

Según Tarazona, los indígenas son obligados por los irregulares a cooperar con actividades de narcotráfico, y otras acciones ilegales como el contrabando, que generalmente el Décimo Frente de las FARC lleva a cabo en la región fronteriza.

Disidencia de las FARC advierte a familias de Apure que huyan


La facción disidente dirigida por Gentil Duarte amenazó a los habitantes de El Ripial y La Capilla con la reanudación de los combates, y les exhortó a abandonar sus casas

Caracas. – Una advertencia en cuanto a abandonar sus viviendas lo más pronto posible, puesto que el conflicto armado en Apure se reanudará, recibieron los habitantes de las zonas rurales de La Capilla y El Ripial de ese estado por parte de los integrantes de la facción disidente de las FARC, dirigida por el guerrillero Gentil Duarte.Así lo denunció la ONG Fundaredes, la cual informó que los vecinos de esas dos comunidades fueron alertados este pasado fin de semana por miembros de las FARC, para que huyan lo más pronto posible sus casas antes que comiencen de nuevo los enfrentamientos armados.Según Javier Tarazona, dirigente de la citada ONG, la gente de El Ripial y La Capilla le hicieron saber que «les han conminado a abandonar el territorio, toda vez que se activara el conflicto armado por el control de la zona».A causa de los cruentos combates escenificados desde el 21 de marzo hasta finales de mayo de este año, se produjo el desplazamiento de varias familias de ese estado fronterizo por causa de la guerra.Tarazona indicó que, en su intervención armada, la FANB recibió duros golpes, pues, al final no pudo lograr el control del territorio, sufriendo más de una decena de bajas y el secuestro de ocho uniformados, los cuales fueron liberados luego que el Gobierno accediera a negociar con la dirigencia del movimiento guerrillero.El activista explicó que el acuerdo de la negociación fue exigir el retiro de los militares venezolanos, para que no intervinieran en conflicto entre la facción disidente y la denominada Segunda Marquetalia, lo cual se cumplió. Poco después de la entrega de los ocho efectivos secuestrados, cientos de efectivos del Ejército, Armada y GNB fueron replegados.No obstante, Tarazona indicó que al cabo de algunos días, la ONG comprobó que las dos poblaciones de Apure se encontraban en mano de los subalternos de Gentil Duarte, quienes ahora los amenazan para que desalojen esas zonas.

Apure en conflicto: luces y sombras

Por: Cesar Báez

@cesarbaezc

Entre los ríos y llanuras que separan dos países, se han escondido atrocidades alarmantes dentro de una realidad tristemente olvidada. Durante el año 2020, en la frontera colombo-venezolana se registraron más de 500 enfrentamientos, con un saldo de más de 800 muertos. Desde el 21 de marzo de 2021, una seguidilla de combates comienza, entre militares venezolanos y miembros de las disidencias de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, un grupo guerrillero de ideología marxista-leninista) a lo largo del Alto Apure, una extensa región venezolana que abre la puerta a los llanos del país. Hasta este momento, se registran 8 militares venezolanos fallecidos y más de 6.000 desplazados forzosos hacia el municipio colombiano de Arauquita a causa de la violencia desatada en estos hechos.

Desde hace años es público el hecho de que, con la complicidad del régimen de Nicolás Maduro y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en la frontera entre Colombia y Venezuela se han instalado grupos paramilitares de origen colombiano y venezolano. En los estados Zulia, Táchira y Apure se concentra la mayor parte de estos grupos armados irregulares, a pesar de que se ha reportado su presencia en otras partes del territorio venezolano, de la mano con actividad ilícitas. Esto ocurre, por citar un ejemplo, en los estados Bolívar y Amazonas, donde guerrillas controlan, a través del terror y por la fuerza, actividades ilegales de extracción de minerales, amparados por el proyecto estatal del “Arco Minero del Orinoco”.

Esta frontera ha servido como base de operaciones para distintas actividades ilícitas que mantienen a la población local sometida por medio de la fuerza. No solamente las FARC, sino también otros grupos armados irregulares como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) o las Fuerzas Armadas de Liberación (FBL). Estos grupos se disputan el control de territorios que son usados para el secuestro y el tráfico de drogas entre ambos países, de allí que constantemente surjan enfrentamientos por el control del terreno.

El 23 de junio de 2016, se firmó en La Habana, Cuba, un acuerdo de paz entre representantes de las FARC y el gobierno colombiano, que contemplaba la desmovilización e incorporación a la vida civil de los guerrilleros, en el marco de una Jurisdicción Especial para la Paz. No obstante, entre un 12% y un 15% de los integrantes que integraban los 66 frentes de esta guerrilla volvieron a las armas, o directamente nunca participaron en estos procesos de paz, dispersándose a lo largo de 28 grupos en el territorio colombiano.

En los enfrentamientos de Apure, especial importancia tienen dos de estos grupos, que han sido catalogados como “disidencias” dividiéndose en tres importantes estructuras. La primera estructura se encuentra liderada por Gentil Duarte e Iván Mordisco, agrupando 16 de estos grupos de disidencias. La segunda, llamada “Segunda Marquetalia” liderada por Iván Márquez, Jesús Santrich y otros comandantes guerrilleros, agrupa a 5 de los grupos disidentes. El resto, denominados oficialmente como “grupos residuales”, se encuentran dispersos en medio de las divisiones de esta guerrilla.

Mientras que desde el primer momento las disidencias bajo el mando de Gentil Duarte se mostraron contrarias al proceso de paz que finalizó en La Habana en 2016, Iván Márquez y otros líderes guerrilleros formaron parte de los acuerdos hasta que en el año 2019 denunciaron el incumplimiento por parte del Estado colombiano, volviendo a las armas a pesar de haber sido parte en estos acuerdos. Para estas dos grandes estructuras ha sido imposible llegar a acuerdos, por lo que se han visto en el marco de un conflicto interno por el control de territorio e influencia dentro de la propia guerrilla. Primordialmente, aquellos frentes y comandantes estrechamente ligados a la producción y distribución de drogas que no podrían encontrar inmunidad gracias a los acuerdos han preferido mantenerse en las armas antes que entregarse y someterse a la justicia, alegando desconfianza frente al Estado colombiano.

Tanto las disidencias al mando de Gentil Duarte, como aquellas en la “Segunda Marquetalia” tienen presencia en Venezuela, sobre todo en la llanura apureña. Estos grupos conviven e interactúan, al margen de la ley y bajo la mirada complaciente del régimen de Nicolás Maduro que los ampara en nuestro territorio. Sin embargo, han sido claras las demostraciones de apoyo por parte de régimen, como en una alocución de Nicolás Maduro, en el medio del XXV Foro de São Paulo en el año 2019, donde declaró que las disidencias de las FARC, así como Iván Márquez y Jesús Santrich, eran “bienvenidos” en el Foro, y también en Venezuela.

En el marco de los conflictos internos entre ambos grupos que conviven en Venezuela, el 21 de marzo del 2021 comienza una serie de enfrentamientos en territorio venezolano, entre miembros de la disidencia de las FARC alineadas con Gentil Duarte, denominadas “Décimo Frente”, y militares venezolanos, en los alrededores de la localidad apureña de “La Victoria”. A partir de este momento, se han generado una serie de combates que han involucrado bombardeos con aviones de guerra, movilizaciones de infantería y artillería pesada.

Tomando como punto de partida estos hechos, la situación ha recrudecido pues la presencia de militares venezolanos ha causado un efecto de terror en la población local, habiendo denuncias incluso de masacres perpetradas a partir de falsos positivos que se instalan en la zona para justificar la intervención militar. También, debido al escaso entrenamiento y el nulo mantenimiento a los equipos usados por el ejército venezolano, han muerto 3 militares y 10 han resultado heridos en un accidente en la localidad de El Ripial, estado Apure, en medio de las movilizaciones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Esto demuestra que incluso en medio de las acciones militares, estos venezolanos se encuentran sometidos a un alto riesgo, más allá de los enfrentamientos sino incluso en el seno del componente militar.

Como consecuencia de todo ello más de 6.000 venezolanos han cruzado la frontera buscando protección en Colombia, concentrándose en la localidad de Arauquita y sus alrededores, cuyas autoridades han dispuesto protocolos de prevención para evitar un brote de Covid-19 a la vez que han instalado campamentos para acoger a los desplazados forzosos. No obstante, aún miles de venezolanos se encuentran sometidos bajo el fuego cruzado entre los grupos armados irregulares y un nuevo actor que atemoriza a la población local: el propio régimen de Nicolás Maduro.

El primer paso para enfrentar esta coyuntura es entender que los individuos que acceden al poder siempre buscarán extralimitarse en sus funciones para defender sus intereses. No es diferente el corrupto interés de los grupos armados irregulares, que aquel perseguido por el régimen de Nicolás Maduro. Por ello, ambos son capaces de atentar contra individuos en el marco de sus acciones, sin mediar palabra siembran falsos positivos, instalan minas antipersona y perpetran masacres. Una vez que ubiquemos dentro de la capacidad del Estado el actuar negativamente en estas situaciones, entenderemos lo que debemos hacer para evitar y resolver esta complicada realidad que viven los habitantes de la frontera.

Ministro de Defensa de Colombia: ‘el narcotráfico se está tomando lentamente a Venezuela con permiso de Maduro’

Del Freedom Post y El Tiempo

En entrevista con EL TIEMPO, el ministro de Defensa, Diego Molano, habló de la situación de orden público en la frontera con Venezuela, límites con Arauca, y señaló que el narcotráfico “lentamente” se está tomando al país vecino con la complacencia del régimen de Nicolás Maduro.

Dijo que la Fuerza Pública esta lista a defender la soberanía nacional, y puntualizó que hay un trío conformado por el Eln, la ‘Segunda Narcotalia’ y las fuerzas militares bolivarianas para atacar a las disidencias de ‘Iván Mordisco’ y proteger así su negocio ligado al narcotráfico. Añadió que la ‘Iván Márquez’ “vive a sus anchas’ en el país vecino.

¿Cómo analiza lo que está pasando en Venezuela y en la zona de frontera?

De acuerdo con lo se conoce, en Venezuela está el Eln, dirigido por ‘Pablito’, que agencia el narcotráfico entre la región del Catatumbo y Arauca. Al frente de Arauquita están las disidencias de las Farc, cercanas a ‘Iván Mordisco’ y ‘Gentil Duarte’, y más allá, también en el estado Apure, Venezuela, cerca del Vichada, está ‘Iván Márquez’, con ‘Santrich’ y el ‘Paisa’ con la ‘Narcotalia’. Lo que está sucediendo en Venezuela es que lentamente el narcotráfico se está tomando ese país y tiene rutas, centros de control y pistas, en connivencia con las fuerzas bolivarianas y el régimen de Maduro.

¿Cómo analiza la posición del Gobierno venezolano?En Miraflores, la decisión que se tomó fue atacar de una forma cómplice y selectiva solo a las disidencias cercanas a ‘Iván Mordisco’, para someterlas a la ‘Narcotalia’, y que hubiera unidad de mando no solo para seguir con el narcotráfico en Venezuela, sino para seguir incursionando y buscar su expansión nuevamente a Colombia.

Lo que se evidenció claramente es que en las reuniones de coordinación para el desarrollo de esa actividad se acordaron que los combates fueran específicamente contra las disidencias de ‘Mordisco’, en ese punto, al frente de Arauquita.

Claro que hay una confabulación con las fuerzas militares bolivarianas y la ‘Narcotalia’, dejando ver la consolidación de este trío: Eln, la ‘Narcotalia’ y las fuerzas militares bolivarianas, en contra de las disidencias de ‘Iván Mordisco’. El objetivo de los operativos allá no es la protección de la frontera, es la protección del negocio del narcotráfico.

Qué hacen en Venezuela ‘Márquez’, ‘Santrich’ y el ‘Paisa’?

Lo mismo que hacían en Colombia y en las Farc: el narcotráfico. ¡Viven a sus anchas! Su principal actividad es el narcotráfico y están utilizando Venezuela para consolidar su cartel.

El Eln se trasladó a Venezuela…

Claro, además el Eln también tiene relaciones con las fuerzas militares bolivarianas. Lo que hemos visto en Venezuela es que hay un acuerdo entre la ‘Narcotalia’ y el Eln en el manejo de los diferentes negocios en los sitios donde están las fuerzas militares bolivarianas. Se conoce que el frente de guerra Oriental estaría haciendo presencia en el sector del Sarare sobre el río Negro, en el estado de Apure.

Y la comunidad internacional…


Aquí hay que hacer es un llamado a la comunidad internacional. Lo que está claro es que allá hay una dictadura, que maneja Maduro, apoyada por unas fuerzas militares que actúan de forma selectiva y cómplice con respecto a ciertos grupos de narcotráfico. Aquí también está claro que la comunidad internacional tiene que ser consciente de que en Venezuela el régimen y las fuerzas militares tienen una connivencia con grupos que planean ataques o actividades terroristas a partir del negocio del narcotráfico que pueden afectar a Colombia. Y, en segundo término, que la semana pasada, en los combates, tal y como lo expuso la Defensoría del Pueblo, se cometieron todo tipo de vejámenes y abusos contra la población civil venezolana.

Yomar Moreno: “El chavismo nos pretende matar a todos”

El activista del Movimiento Libertario de Venezuela, Yomar Moreno, expresó a través de sus redes sociales que no se puede llegar a ningún tipo de negociación con grupos radicales como lo que representa el régimen venezolano, “El chavismo nos pretende matar a todos, por eso cualquier mecanismo de moderación con ellos no existe,” agregó, “es la aniquilación del chavismo o del país”.

Así mismo, Moreno recordó que los eventos que están sucediendo en Apure, en donde las guerrillas colombianas se están enfrentando a los militares venezolanos, no nos deben caer de sorpresa, “Venezuela está en guerra desde hace años, el chavismo desmanteló las FAN y las reemplazó por el brazo armado del Partido Único,” señaló.

El activista además recordó que estos grupos irregulares no son los únicos que se encuentran en territorio nacional, los hay a lo largo y ancho del país y lograron controlar algunas zonas con el apoyo de la tiranía.