Segunda Marquetalia afirma que Iván Márquez está vivo, pero con heridas leves

Caracas. – Vivo, pero con heridas leves, estaría el líder guerrillero de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez, según un comunicado enviado por ese grupo subversivo.

La información fue revelada por la citada facción de las FARC, a la revista colombiana Cambio, a través de una misiva.

En ella aseguran que Márquez se encuentra bien, «en buen estado de salud», pero supuestamente con algunas heridas leves a consecuencia del ataque sufrido la semana pasada.

«El día 30 de junio del 2022, el comandante Iván Márquez fue víctima de un atentado criminal dirigido desde los cuarteles del Ejército y los comandos de Policía.

Desde su trinchera de combate continuará la lucha de las ideas por una nueva Colombia», indica el mensaje.

También responsabilizaron al presidente Iván Duque, de orquestar atentados para sabotear el acuerdo de paz con la guerrilla, y de ordenar el asesinato del presidente de Haití: «Duque y su gobierno, no solamente destruyeron los acuerdos de la Habana, sino que también se dedicaron ha exportar mercenarios para matar a líderes en diferentes partes del mundo. Así fue como un comando de23 mercenarios dirigidos desde Colombia, todos ellos militares en retiro, supuestamente, en la madrugada del 7 de julio 2021 incursionaron 23 mercenarios a la residencia del presidente de Haití, Jovenel Moise, y lo asesinaron».

Acusaron a Duque de orquestar el atentado contra Márquez, en complicidad con la CIA, DEA y las fuerzas armadas colombianas.Aunque no lo confiesan, se presume que Márquez se encuentra hospitalizado -y grave- en el hospital militar de Caracas.

Sebastiana Barráez denunció que el ELN desalojó a comunidad indígena en Puerto Ayacucho

Caracas. – Guerrilleros del ELN (Ejército de Liberación Nacional) desalojaron a una etnia indígena, de la comunidad que ocupaban cerca de Puerto Ayacucho (Amazonas), según un trabajo reporteril realizado por la periodista Sebastiana Barráez.

Los subversivos se instalaron en los espacios que ocupaban miembros de la etnia Jivi, a menos de una hora del aeropuerto de Puerto Ayacucho. Según Barráez, sus fuentes le indicaron que los guerrilleros lo hicieron de manera amenazante, intimidando a los indígenas con el poder de fuego del cual alardeaban.

Los Jivi no tuvieron más remedio que retirarse en silencio, ante la inminente invasión armada de la que eran víctimas. Los contactos le expresaron a Barráez la impotencia que sintieron, ya que en ningún momento tuvieron apoyo alguno de las autoridades locales o de las FANB.

Hombres y mujeres de esa etnia se preguntaban cómo era posible, que una fuerza insurgente extranjera los desalojara de sus tierras sin mayores explicaciones.

La comunicadora indicó que el gobernador del Amazonas, Miguel Leonardo Tadeo Rodríguez, está al tanto de lo ocurrido, pero no ha tomado cartas en el asunto.

Igualmente, señaló que el vehículo protocolar del jefe de la zona 63 de la GNB en esa región, general Wolmar Guevara, fue vista en el nuevo campamento del ELN, por lo que se cree estuvo reunido con ellos.

Sin embargo, los guerrilleros continúan en el lugar, y no se vislumbran acciones para sacarlos de allí.

Los indígenas culpan de lo ocurrido al alto mando de las FANB, alegan que son los militares quienes han permitido que los insurgentes colombianos se establezcan a sus anchas en todo el territorio nacional, a cambio de recibir de estos algunas prebendas económicas.

Johan Herrera cree que atentados en Colombia involucran grupos irregulares internacionales

De acuerdo al Ministro de la Defensa colombiano, el más reciente atentado a la base militar en Cúcuta, tiene la autoría de la guerrilla colombiana, específicamente del Ejército de Liberación Nacional (ELN). El analista político y militar, Johan Herrera, considera que se trata de un engranaje que va más allá de la frontera.

Para Herrera, “lo que Venezuela hizo de involucrarse de importar a Latinoamérica el terrorismo de medio oriente” está generando sus primeras consecuencias fuera de las fronteras del país vecino, a su juicio, este acto criminal, podría estar buscando afectar a los representantes de Estados Unidos que se encuentran en estas bases, “Tal vez el atentado no haya sido dirigido únicamente a las fuerzas colombianas, sino haya sido un atentado que va un poco más allá,” señaló.

Así mismo, el analista recordó que el grupo de guerrilleros nacionales que sabe operar atentados de esta naturaleza es muy limitado, por lo que afirma que se debe colocar la lupa en otros grupos irregulares, “Este tipo de carro bomba no se había visto antes en Colombia,” agregó, “Este tipo de explosiones requiere una experticia en explosivos muy grande que poseían no tantos efectivos de las FARC ni del ELN”.

Herrera expresó que el acto, evidentemente, buscaba la mayor cantidad de afectados, pues explicó que “cuando usted tiene un explosivo, cuyo objetivo es atraer a las fuerzas de reacción de la base para estallar otro, está tratando de maximizar su primer ataque y de llevarse la mayor cantidad de vidas posible”.

Del mismo modo, el analista detalló porqué, a pesar que se pueda estar manejando la hipótesis de involucramiento por parte de células terroristas de iraníes, las autoridades de Colombia no los señalan ni al régimen de Nicolás Maduro que les ha dado refugio en la región, “Si el gobierno colombiano admitiera que el gobierno venezolano está involucrado en un tipo de atentado de estos, se estaría hablando de términos muy mayores y toca tratarlo con suprema delicadeza.”

Herrera finalizó enfatizando que “no hay nada escrito en piedra” y hasta los momentos, no se sabe con certeza quienes fueron los responsables, al mismo tiempo que afirmó que, para conocer todos los detalles detrás de este acto criminal, se podría tomar meses.