Países europeos rechazan las insinuaciones de Francia sobre el envío de tropas a Ucrania

Un día después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, sugiriera la posibilidad de que tropas occidentales pudieran ser enviadas a Ucrania, una serie de países miembros de la OTAN y de la Unión Europea han reaccionado este martes mostrando su rechazo a una injerencia directa militar en el conflicto con Rusia.

Tras la cumbre especial sobre Ucrania celebrada en París, el líder francés indicó en rueda de prensa que, si bien «hoy no hay consenso para enviar tropas sobre el terreno de manera oficial, asumida y avalada», «en términos dinámicos, no hay que descartar nada».

Entre otras cosas, Macron anunció la creación de una coalición para suministrar a Kiev armas de largo alcance con las que se llevarían a cabo ataques «profundos» mediante misiles de medio y largo alcance, si bien no ofreció más detalles.

Reaccionando a la sugerencia de Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, ha descartado de plano esta posibilidad, diciendo durante una visita a Friburgo que «no habrá tropas terrestres, ni soldados en suelo ucraniano que sean enviados allí por los estados europeos o los países de la OTAN».

El ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, también rechazó la idea de Macron. «Sí, lo descarto (…) Poner las botas sobre el terreno no es una opción para la República Federal de Alemania», afirmó Pistorius.

En la misma línea se pronunció el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, que aseguró que su país no desplegará sus fuerzas en Ucrania, si bien reconoció que varios países miembros de la OTAN y de la UE «están considerando la posibilidad» de enviar tropas «de manera bilateral». 

La portavoz del Gobierno español, Pilar Alegría, declaró que su país no apoya la idea del despliegue de tropas europeas o de la OTAN en Ucrania. «No estamos de acuerdo y tenemos que concentrarnos, además, en lo urgente, que es acelerar la entrega de material», subrayó.

Mientras, Antonio Tajani, ministro de Exteriores de Italia, recalcó que enviar tropas a Ucrania es una «idea de Macron», con la que «hay que tener mucho cuidado». «No estamos en guerra con Rusia, estamos defendiendo [a Ucrania], y a mi juicio personal no estoy a favor de enviar tropas italianas a luchar en Ucrania», dijo, según ANSA.

A esta postura se sumaron el primer ministro del Grecia, Kyriákos Mitsotákis, el primer ministro de República Checa, Petr Fiala, el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, el primer ministro de Suecia, Ulf Kristersson, el presidente de Polonia, Andrzej Duda y el ministro de Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, quien expresó firmemente a través de su cuenta de Facebook que «la posición de Hungría es clara y firme: no estamos dispuestos a enviar ni armas ni soldados a Ucrania. Hay que poner fin a la guerra, no agravarla ni ampliarla».

En lo que respecta al Reino Unido, un portavoz del primer ministro, Rishi Sunak, comentó el martes que el país no tiene «ningún plan para un despliegue a gran escala en Ucrania», si bien reconoció que hay «una pequeña cantidad de personal desplegado en el país apoyando a las Fuerzas Armadas de Ucrania».

En medio de estos reportes, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, rechazó que la Alianza esté planeando desplegar sus fuerzas en Ucrania.

«Los aliados de la OTAN están prestando apoyo sin precedentes a Ucrania. Lo hemos hecho desde 2014 y lo hemos intensificado tras la invasión a gran escala. Pero no hay planes para tropas de combate de la OTAN en suelo ucraniano», recalcó a AP.

Cabe resaltar que esto ocurre en un contexto donde la directiva de Rusia dejó en claro que si occidente enviaba tropas a Ucrania no iban a poder evitar una guerra a gran escala entre Rusia y la OTAN.

Rusia afirma que un conflicto directo con la OTAN será inevitable si Occidente envía tropas a Ucrania

Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, durante una jornada en la Cumbre de París ha advertido este martes que si Occidente envía sus fuerzas militares a Ucrania, no se podrá evitar un conflicto directo entre Rusia y la OTAN.

«En este caso ya deberíamos hablar no de probabilidad, sino de inevitabilidad, así es como lo evaluamos», respondió el vocero a una pregunta sobre cómo evalúa el Kremlin los riesgos de escalada y la probabilidad de un conflicto directo entre la OTAN y Rusia, en el caso de que se envíen tropas occidentales a Ucrania.

«Conocemos bien la posición de Macron sobre la necesidad de infligir una derrota estratégica a Rusia. Hemos prestado atención a que se ha debatido el tema del envío de militares a Ucrania. Y a que no existe un consenso unificado. Una serie de países mantienen una valoración del peligro potencial de tales acciones, de la implicación en el conflicto. Esto no conviene a los intereses de estos países, deben ser conscientes de ello», dijo Peskov.

Cabe destacar que, durante la cumbre especial sobre el conflicto ucraniano, al que asistieron una veintena de países, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, afirmó en una rueda de prensa lo siguiente:

«Hoy no hay consenso para enviar tropas sobre el terreno de manera oficial, asumida y avalada». «Pero en términos dinámicos, no hay que descartar nada», adelantó.

Al respecto, el primer ministro francés, Gabriel Attal, comentó este martes que muchos países hace dos años «descartaban el envío de armas» a la nación eslava, pero que «hoy enviamos misiles de largo alcance».

«Así que lo que ha dicho el presidente es que no podemos descartar nada en una guerra que, una vez más, se libra en el corazón de Europa y a las puertas de la Unión Europea», sostuvo.

No obstante, tales pronunciamientos generaron una ola de rechazo de parte de los sectores opositores dentro de Francia, mientras que varios líderes occidentales ya se manifestaron en contra de la iniciativa de Macron.

Cabe recordar también que el escenario del envío de fuerzas a Ucrania fue abordado en la entrevista que le hizo Tucker Carlson al presidente ruso, Vladímir Putin, a principios de febrero. En esta oportunidad, sostuvo: «Si alguien desea enviar tropas regulares, esto ciertamente pondrá a la humanidad al borde de un conflicto global muy grave. Es obvio.»

Rusia estima que las pérdidas de militares ucranianos en combates asciende a más de 444.000

Este martes, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, anunció que las Fuerzas Armadas de Ucrania han sufrido hasta el día de hoy más de 444.000 bajas entre sus militares desde el inicio de los combates en febrero de 2022.

«Después del fracaso de la contraofensiva, los mandos militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania tratan de estabilizar la situación a cuenta de las reservas restantes y evitar el colapso del frente», resumió Shoigú.

En este marco, ha agregado que las tropas rusas no permiten que su adversario envíe refuerzos a las zonas de combate e impiden que contraataquen.

Desde el inicio de este año, las tropas ucranianas pierden cada día en promedio más de 800 personas y 120 unidades de armamento, incluyendo el extranjero, mientras que los militares rusos han liberado en este período «alrededor de 327 kilómetros cuadrados del territorio de las nuevas regiones de Rusia», afirmó el ministro.

En la última semana, las fuerzas rusas expulsaron a los soldados ucranianos de las localidades de Pobeda, Lástochkino y Sévernoye, situadas en la República Popular de Donetsk, detalló.

«Como resultado de las acciones decisivas y activas de nuestros militares se reduce el potencial de combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania», concluyó Shoigú.

Además, el ministro sostuvo que la estrategia de EE. UU. «de contener a Rusia a cuenta de las vidas de los ucranianos y el apoyo militar y económico a gran escala al régimen de Kiev» está abocada al fracaso.

No obstante, las estimaciones del ministro de Defensa ruso distan drásticamente de las de la parte ucraniana. El presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, declaró el domingo que «31.000 militares ucranianos murieron en esta guerra».

Por otro lado, ya en agosto varios funcionarios estadounidenses y un ex alto funcionario ucraniano comentaron a The New York Times que alrededor de 70.000 soldados ucranianos habían muerto para aquel entonces desde el inicio de las hostilidades.

Además, según documentos filtrados del Pentágono, para febrero del año pasado Ucrania tuvo entre 124.500 y 131.000 bajas, 17.500 de ellas en combates.

El portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. explica cómo se beneficia del conflicto ucraniano

Este martes, el portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., Matthew Miller, afirmó en una rueda de prensa que el país se está beneficiando del conflicto ucraniano.

Comentando la posición del Congreso estadounidense respeto a la asignación de dinero para ayudar a Ucrania, el vocero indicó que su departamento está actualmente intentando convencer al órgano legislativo de que conceder un nuevo paquete de ayuda al régimen de Kiev responde a los intereses nacionales de Washington.

«Seguiremos trabajando con el Congreso para asegurarnos de que la aprobación de esta solicitud de financiación suplementaria redunde en beneficio de la seguridad nacional de EE. UU. Escucharon al secretario hablar de esto la semana pasada. Uno de los argumentos que dio es que, en cuanto a nuestra asistencia de seguridad a Ucrania, el 90% del dinero se gasta aquí en EE. UU. Esto beneficia a la fabricación estadounidense y al desarrollo tecnológico estadounidense», sostuvo Miller.

Al mismo tiempo, el vocero señaló que varios miembros del Congreso tuvieron la oportunidad de hablar con funcionarios ucranianos y europeos durante la Conferencia de Seguridad de Múnich y «escuchar directamente» que la asistencia a Kiev representa «los intereses de la seguridad nacional de Europa y también de nuestra seguridad nacional transatlántica».

«Sin más apoyo del Congreso, Ucrania no podrá reponer sus defensas aéreas y municiones para ayudar a protegerse», destacó el portavoz.

Además, Miller anunció que las autoridades estadounidenses están preparando un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, que será publicado este viernes.

Suecia anuncia un paquete de ayuda militar a Ucrania por valor de más de USD$ 684 millones

El Gobierno de Suecia ha anunciado este martes un nuevo envío de ayuda militar a Ucrania por valor de 7.100 millones de coronas —más de USD$ 684 millones—, lo que supone «el mayor paquete» a Kiev por parte de Estocolmo, según ha especificado el ministro de Defensa del país, Pal Jonson.

«Suecia anuncia hoy el mayor paquete de ayuda a Ucrania hasta la fecha. El decimoquinto paquete tendrá un valor de 7.100 millones de coronas, lo que eleva el valor combinado de la asistencia militar a Ucrania a los 30.000 millones de coronas» —unos USD$ 2.892 millones—, ha señalado Jonson a través de una serie de mensajes publicados en su cuenta en la red social X.

«El apoyo continuado es crucial para la seguridad de Ucrania y Suecia», ha señalado, antes de abundar en que «este paquete de ayuda satisface algunas de las necesidades más acuciantes de Ucrania y va en línea con las coaliciones de capacidades militares que están tomando forma en el marco del Grupo de Contacto de Defensa de Ucrania».

Asimismo, ha detallado que «Suecia donará más munición de artillería, sistemas de defensa aérea RBS70, misiles anticarro, granadas de mano y lanzagranadas Carl Gustaf», al tiempo que ha especificado que «también donará suministros médicos y ayuda económica en fondos para la compra de más armas para Ucrania».

«Suecia apoyará también a Ucrania con diez embarcaciones de combate, 20 embarcaciones y armas submarinas», ha dicho Jonson, quien ha añadido que «con estas donaciones, Suecia se sumará además a la coalición marítima», tras hacer lo propio con las coaliciones de drones, desminado, fuerza aérea y blindaje.

En este sentido, ha adelantado que Estocolmo «se centrará más en las donaciones ante la escasez en los stocks militares globales» y ha adelantado que el paquete incluye además una cantidad de recursos considerable para la entrega conjunta por parte de Suecia y Dinamarca de vehículos blindados ligeros CV90.

«Esto significa que Suecia y Dinamarca invertirán conjuntamente 4.000 millones de coronas para este objetivo», ha reseñado, antes de insistir en que «la guerra de Rusia contra Ucrania es también una guerra contra el orden basado en normas».

«Ucrania no sólo está defendiendo su propia libertad, sino la de toda Europa. Suecia estará junto a Ucrania mientras sea necesario. No puede permitirse que Rusia gane esta guerra», ha remachado el ministro de Defensa sueco.

La OTAN acuerda crear un centro de entrenamiento en Polonia para militares ucranianos

Los países miembros de la OTAN han acordado este jueves la creación de un centro de entrenamiento en Polonia para formar a militares ucranianos que combaten la agresión rusa, según ha confirmado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en rueda de prensa desde Bruselas.

Durante la reunión de ministros de Defensa, los aliados han llegado a un acuerdo político para empezar a entrenar a militares ucranianos en el marco de la OTAN. La idea es establecer este centro para que, de la mano, militares ucranianos «aprendan y se entrenen» junto a sus homólogos aliados.

«Permitirá a Ucrania compartir las lecciones aprendidas de la guerra de Rusia», ha indicado el ex primer ministro noruego.

También, ha añadido que ahora los expertos militares de la OTAN desarrollarán los detalles de este centro que acogerá la ciudad polaca de Bydgoszcz.

Cabe señalar que este centro de adiestramiento se establecerá más adelante en 2024, como parte del acercamiento de la alianza atlántica a Ucrania, siendo uno de los ejemplos de apoyo concreto que los aliados ofrecerán a Kiev de cara a la cumbre de líderes de Washington del próximo julio.

Ucrania: revelan otro esquema de corrupción en el Ministerio de Defensa

La Oficina Nacional de Anticorrupción de Ucrania (NABU, en ucraniano) identificó un esquema que permitía la compra de productos a precios significativamente inflados, según informó el organismo en un comunicado este miércoles.

En el marco de la investigación penal sobre servicios de alimentación, «los detectives de la Oficina Nacional confirmaron los hechos de la existencia de un plan de corrupción que permite sobreestimar significativamente los precios de determinadas categorías de productos», expuso NABU.

De esta manera, los proveedores «desleales» reciben ganancias excesivas y se benefician del Ejército durante el conflicto con Rusia, explicó la Oficina.

Cabe señalar que, según el mismo organismo, este sistema de adquisiciones «permite a los proveedores recurrir a abusos al fijar los precios de los grupos actuales de productos: los huevos se venden a precios elevados, y el salmón o los arándanos, que no se ven en la dieta de los militares, a precios muchas veces más bajos que los precios de mercado».

Los detectives incautaron y procesaron los documentos primarios de la contabilidad del almacén de las unidades militares destinatarias del servicio para establecer los volúmenes de suministro de todos los nombres de productos según el catálogo, y de tal modo, confirmar los hechos del abuso.

También, es necesario mencionar que este no es el primer caso de este tipo que afecta al Ministerio de Defensa ucraniano. Ya en marzo de 2023 se reveló que el organismo compró cantimploras para las Fuerzas Armadas del país a precios inflados.

Asimismo, a finales de diciembre de 2022, una investigación periodística evidenció que el organismo compraba alimentos para el Ejército a precios entre 2 y 3 veces superiores a los de mercado.

Ucrania no descarta que el incendio en una fábrica de cazas MiG en Moscú fuera fruto de un sabotaje

Los servicios de Inteligencia de Ucrania han dejado entrever que el incendio que se ha producido este martes en unas instalaciones en Moscú en las que se construyen aviones de combate MiG podría haber estado relacionado con un sabotaje.

«La razón principal es la agresión rusa contra Ucrania», ha dicho el jefe del servicio de Inteligencia del Ministerio de Defensa, Andrei Yusov en declaraciones a la televisión ucraniana, recoge la agencia de noticias UNIAN.

«Estas instalaciones están obviamente involucradas y directamente relacionadas con el suministro de componentes a las fuerzas espaciales militares del Estado agresor», ha añadido, a la espera de que se aclaren las informaciones.

En ese sentido, Yusov ha afirmado que en Rusia, «a menudo es difícil distinguir qué ha sido resultado de la degradación del complejo militar industrial», o bien de «las infracciones de las normas de seguridad contra incendios».

Así, ha destacado que existen en la retaguardia «fuerzas de resistencia locales» y «amigos de Ucrania» que luchan «desesperadamente» contra el Kremlin.

Cabe señalar que esto ocurre en un marco donde, el pasado miércoles, los medios ucranianos se han hecho eco de una información sobre un incendio que se ha desatado en un taller anexo al edificio principal de unas instalaciones de fabricación de aviones de combate MiG, un antiguo modelo soviético utilizado por las propias fuerzas ucranianas, situadas en Moscú.

El Senado de EE. UU. aprueba un paquete con ayudas a Ucrania, Israel y Taiwán abocado al fracaso

El Senado de Estados Unidos ha aprobado este martes de madrugada un paquete de medidas relativo a la seguridad nacional que incluye ayudas para Ucrania, Israel y Taiwán, si bien existen pocas posibilidades de que el texto salga adelante por el previsible veto de la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos.

Los senadores han respaldado la ley con 70 votos a favor y 29 en contra, después de que los republicanos inicialmente se mostrasen reacios con la esperanza de que se incluyesen medidas relativas a seguridad fronteriza, como reclamaban entre otros el expresidente Donald Trump.

El paquete incluye más de 95.000 millones de dólares en ayudas, de los cuales dos terceras partes, alrededor de 60.000 millones de dólares, irían destinados a Ucrania. Además, contempla 14.100 millones de dólares para Israel y otros 9.100 millones para Taiwán, en este último caso para brindar asistencia de carácter humanitario.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha aplaudido la aprobación en el Senado de un paquete «clave para avanzar en los intereses de seguridad nacional» y ha instado a la Cámara de Representantes a actuar «con urgencia». «No podemos esperar más. Los costes de la inacción aumentan cada día, especialmente en Ucrania», ha señalado en un comunicado.

En relación a la ayuda a Israel, Biden ha enfatizado que contribuirá a la protección del pueblo israelí frente a los «terroristas» de Hamás, al tiempo que facilitará una ayuda «vital» para los palestinos, «la gran mayoría de los cuales no tienen nada que ver con Hamás».

«Hay quienes dicen que el liderazgo estadounidense y nuestras alianzas con otros países del mundo no importan. Sí importan. Si no actuamos contra los tiranos que buscan conquistar o repartirse el territorio de los vecinos, las consecuencias para la seguridad nacional de Estados Unidos serán significativas. Nuestros aliados y adversarios también tomarán nota», ha afirmado.

Gobierno de Biden afirma que si no se aprueba una ayuda para Ucrania e Israel, se demostrará que no se puede confiar en EE. UU.

Este marte, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, expresó este martes en una rueda de prensa que si la Cámara de Representantes de EE. UU. no aprueba el proyecto de ley de 95.000 millones de dólares que incluye asistencia para Ucrania, Israel y Taiwán, se demostrará que no se puede confiar en Washington.

«Si no lo conseguimos, enviaremos un mensaje no solo a nuestros aliados y socios, sino también a nuestros adversarios potenciales, el mensaje de que no se puede contar con EE. UU., de que no estamos interesados en liderar la escena mundial, de que no vamos a cumplir nuestros compromisos con nuestros aliados y socios, que están librando una batalla realmente decisiva», subrayó. 

Cabe señalar que, previamente este martes, la medida fue aprobada por el Senado. El paquete incluye 60.060 millones de dólares para Kiev; 14.100 millones de dólares en ayuda a la seguridad de Israel; 9.150 millones de dólares en ayuda humanitaria para proporcionar alimentos, agua y atención médica a los civiles afectados en la Franja de Gaza, Cisjordania, Ucrania y otros focos de tensión; y 4.830 millones de dólares para Taiwán.