El G7 acuerda conceder a Ucrania un préstamo financiado con beneficios de activos rusos congelados

Los líderes del G7 han acordado conceder a Ucrania un préstamo de USD$ 50.000 millones financiado con los intereses de los activos rusos congelados por las sanciones para contribuir a la recuperación ucraniana.

«Confirmo que hemos llegado un acuerdo político para proporcionar a Ucrania un apoyo financiero adicional de unos 50.000 millones de dólares antes de finales de año», ha indicado la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni.

En este sentido, ha dicho estar «particularmente orgullosa» del acuerdo al que han llegado. «Ahora habrá que definirlo desde un punto de vista técnico», ha señalado tras el primer día de cumbre, celebrada en la ciudad italiana de Apulia.

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha catalogado de «paso histórico» el acuerdo para apoyar a Ucrania con 50.000 millones de dólares. «Putin tiene un plan: quiere impulsar la guerra hasta que todos dejen de apoyar a Ucrania», ha dicho en la red social X.

También ha reaccionado al anuncio la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. «Esto se fundamenta en la acción de la Unión Europea, donde estamos redirigiendo estos beneficios a la defensa y la reconstrucción de Ucrania», ha señalado.

De la misma manera, el primer ministro británico, Rishi Sunak, ha indicado en la citada red social que el G7 permanece unido «para hacer todo lo posible con el objetivo de ayudar a Ucrania a defenderse de la agresión rusa».

La OTAN rebaja la ambición del compromiso financiero con Ucrania

Los aliados de la OTAN ultiman la propuesta de un fondo de apoyo financiero a Ucrania con la vista puesta en lograr un acuerdo en la cumbre de líderes de Washington, aunque han rebajado la ambición del compromiso y se plantean 40.000 millones de euros en un solo año.

Cabe señalar que este nuevo monto representa menos de la mitad de lo propuesto a principios de año por el secretario general de la alianza atlantica, Jens Stoltenberg.

Pese a que hace meses Stoltenberg puso sobre la mesa un paquete de ayuda multianual de 100.000 millones para garantizar el respaldo robusto y a largo plazo a Kiev, los aliados han reducido la propuesta notablemente y ahora se limita a 40.000 millones de euros para 2024.

Fuentes aliadas consideran que la propuesta inicial de Stoltenberg era «un brindis al sol» y por contra valoran la cifra actual como «ajustada» y coherente con la ayuda financiera de los aliados a Ucrania desde la invasión rusa de 2022.

La idea es establecer un listón para que la organización siga esta estela los próximos años, si bien no se ha alcanzado un acuerdo concreto para ir más allá del presente año con este pacto, un escenario «poco realista» por la situación fluida en los países del bloque, empezando por EE. UU: ante las elecciones de noviembre.

En rueda de prensa previa a la reunión de ministros de Defensa aliados, el jefe político de la OTAN ha confirmado las cifras del fondo recalcando que la asistencia a Kiev se aborde desde un marco creado por la OTAN, algo que dará «más predictibilidad, mayor rendición de cuenta y asegurará una carga justa» en la ayuda que prestan los socios de Ucrania.

Es necesario resaltar que, según ha resumido Stoltenberg, estas acciones buscan mandar un mensaje fuerte a Moscú de que la organización militar estará al lado de Ucrania el tiempo que haga falta y no cederá a las presiones de Rusia, que espera muestras de fatiga en el respaldo a Kiev.

Aliados de Europa defienden la entrada de Ucrania en la OTAN

Los aliados de la OTAN del este de Europa han reiterado este martes en una declaración conjunta su apoyo pleno a las aspiraciones de Ucrania de entrar en la OTAN, asegurando que su camino a la alianza es «irreversible» y reclamando que la organización «tienda un puente» con Kiev para acercarle más en términos militares y prácticos.

En una reunión en Letonia, junto al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, del conocido grupo B9, por la ciudad de Bucarest y los nueve miembros de la OTAN procedentes del este de Europa, el grupo de aliados ha enfatizado que «la seguridad de Ucrania es de gran importancia para los aliados, para la propia OTAN y para una paz duradera en la zona euroatlántica».

En este sentido, han recalcado su compromiso con «el camino irreversible» de Ucrania a la OTAN, siguiendo las decisiones tomadas en Bucarest de 2008 o Vilna en 2023.

«Anclan firmemente la futura integración de Ucrania en la OTAN, y seguiremos avanzando en ese camino», ha indicado.

Cabe señalar que, de cara a la cumbre de líderes en Washington, que en julio celebrará el 75º aniversario de la OTAN, los países del este de Europa piden que la cita «promueva la plena interoperabilidad de Ucrania con la OTAN» y que se tomen medidas que «construyan un puente tangible para su ingreso en la alianza».

De esta forma, los líderes de Europa del este dan apoyo a la propuesta de Stoltenberg de que la OTAN juegue un papel central en el respaldo a largo plazo a Ucrania, incluyendo a través de ayuda militar y apoyo financiero a largo plazo.

También, en Washington los aliados también esperan dar luz verde a la misión de entrenamiento de la OTAN a soldados ucranianos con sede en Polonia.

Este martes en Riga se han reunido los jefes de Estado de Bulgaria, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia en un foro que se cita periódicamente para avanzar en la cooperación de este grupo de países en el marco de la OTAN, una ocasión en la que el este de Europa ha destacado la importancia del vínculo transatlántico para su seguridad y unidad.

«Los aliados permanecen unidos y comprometidos para disuadir y defender cada centímetro de territorio aliado, preservar la soberanía y la integridad territorial de todos los aliados y prevalecer frente a cualquier agresor y negar a cualquier adversario cualquier posible oportunidad de agresión», reza la declaración conjunta en la que estos países dejan claro que seguirán empujando para reforzar el flanco oriental de la alianza.

Rusia acusa a Francia de mentir sobre el envío de instructores militares a Ucrania

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, acusó este domingo al primer ministro francés, Gabriel Attal, de no decir la verdad cuando asegura que su país no ha entrenado tropas ucranianas en Ucrania.

En una entrevista con el canal France 2, Attal señaló este jueves que, desde el inicio del conflicto en el país eslavo, Francia ha entrenado «10.000 soldados ucranianos» en su territorio o en el de sus aliados, pero «nunca» en Ucrania. No obstante, puntualizó que «esta cuestión no es tabú».

«El primer ministro empezó a decir de repente que no tienen instructores [en Ucrania]. Eso es mentira y lo saben», valoró el canciller ruso las declaraciones de Attal.

En este sentido, señaló que los países de Occidente buscan «silenciosamente» que «todos» se acostumbren a la idea de que «aparentemente no pasa nada», mientras ellos planean dar «un pasito mañana, pasado mañana otro», en aparente referencia al permiso otorgado a Kiev para que utilicen las armas que le proporcionan para atacar en la frontera de Rusia.

Cabe señalar que, anteriormente, Lavrov advirtió que los instructores franceses que trabajan en Ucrania representan un «objetivo legítimo» para Moscú. El pasado martes, el presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó que ya hay bajas entre ellos.

EE. UU. anuncia un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania

El presidente de EE. UU., Joe Biden, ha anunciado este viernes otro paquete de ayuda a Ucrania valorado en USD$ 225 millones en su reunión con su par ucraniano, Volodimir Zelenski, en Francia, a donde han acudido para los actos por el 80 aniversario del desembarco de Normandía.

«Nunca los abandonaremos», le ha transmitido el presidente Biden a un Zelenski a quien también ha pedido disculpas por el retraso en la aprobación de la nueva ayuda en el Congreso.

Por su parte, Zelenski ha agradecido el «tremendo apoyo» de EE. UU. durante la guerra, que ya lleva seis los paquetes de ayuda entregados a Ucrania.

Cabe señalar que Biden ha explicado que este último paquete de ayuda va enfocado a la reconstrucción de la red eléctrica dañada por los bombardeos rusos.

También, la Casa Blanca ha informado que la ayuda incluye sistemas de defensa aérea, municiones de artillería, así como vehículos blindados y armas antitanques.

Biden alega que Ucrania solo usará las armas de EE. UU. en ataques «cerca de la frontera» rusa

El presidente de EE. UU., Joe Biden, ha defendido la autorización concedida a Ucrania para utilizar armas estadounidenses en sus bombardeos sobre territorio ruso, alegando que sólo servirán para ataques «cerca de la frontera» común.

«No vamos a autorizar ataques a 200 millas ni vamos a autorizar ataques sobre Moscú, sobre el Kremlin», ha dicho Biden en una entrevista a la cadena ABC News desde Francia, donde participa desde el miércoles en los actos por el octogésimo aniversario del desembarco de Normandía.

En este sentido, ha asegurado que las fuerzas ucranianas sólo buscan el aval de los aliados para bombardear «objetivos específicos» en territorio ruso desde los que se orquestan a su vez ataques contra Ucrania, por ejemplo: sobre la región de Járkov.

Cabe resaltar que Rusia ha amenazado con elevar aún más la escalada bélica, llegando a enviar incluso un submarino nuclear —aunque sin armas nucleares— a Cuba, a modo de alerta a los países occidentales.

Putin amenaza con una posible respuesta rusa a los países que suministran armas a Ucrania

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha declarado que los suministros de armas de alta precisión a Ucrania por varios países de la OTAN saldrían como un tiro por la culata para estas naciones.

En este marco, ha señalado que van a mejorar su sistema de defensa antiaéreo para poder destruir lo que sea necesario: «¿Qué deberíamos hacer en respuesta? En primer lugar, claro está que perfeccionaremos nuestros sistemas antiaéreos para destruirlas», afirmó en una rueda de prensa.

Además, de forma retorica amenazó con que ellos pueden hacer lo mismo, es decir, suministrar armas de largo alcance a paises que representan una amenaza a occidente.

Así, expresó: «(…) estamos pensando en que, si alguien considera probable suministrar este tipo de armas a la zona de hostilidades para que se realicen ataques a nuestro territorio planteándonos problemas, ¿por qué no tendríamos el derecho a suministrar nuestras armas de clase semejante a aquellas regiones del mundo donde se realizarían ataques a objetivos sensibles de aquellos países que lo están haciendo hacia Rusia?».

Es necesario destacar que Rusia ya ha señalado en el pasado que si Ucrania ataca el país con armas occidentales habrá una respuesta contundente, además de que considerará como una «señal nuclear» el que se envíen F-16 para ser utilizados por Kiev.

El G-7 impulsará esfuerzos para hacer uso de los activos rusos congelados

La Casa Blanca ha anunciado este martes que el presidente Joe Biden, junto con el resto de países del G-7, «impulsarán esfuerzos» durante la próxima cumbre, prevista para el 13 y 14 de junio en Italia, para hacer uso de los activos rusos congelados en favor de Ucrania.

«Los líderes impulsarán esfuerzos para hacer uso de los activos soberanos inmovilizados de Rusia para ayudar a Ucrania, así como acciones para seguir imponiendo costos a Rusia y a quienes apoyan el esfuerzo bélico de Rusia», ha manifestado la Casa Blanca en un comunicado.

Según han destacado desde la Administración estadounidense, el G-7 abordará su «inquebrantable apoyo» a Ucrania ante la invasión rusa, así como otra serie de cuestiones «apremiantes» a nivel internacional, como el apoyo a países en desarrollo, el fortalecimiento de la seguridad alimentaria y la financiación de la salud.

Cabe señalar que EE. UU. lleva meses presionando para desbloquear los más de USD$ 280.000 millones en fondos del Banco Central de Rusia, la mayoría de los cuales se encuentran inmovilizados en Europa, tema sobre el que Washington ha reconocido que espera resolver en el encuentro del G7 en Italia.

En este escenario, es necesario recordar que, debido a preocupaciones de carácter jurídico y ante el temor de medidas en represalia por parte de Rusia, que ha amenazado con graves consecuencias, varios países están mostrando moderación en lo que respecta al uso de activos rusos.

Ucrania recalca que el visto bueno para atacar posiciones rusas no significa tener «carta blanca»

El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha recalcado que aunque sus principales socios puedan dar su visto bueno a atacar posiciones rusas con el armamento suministrado a Kiev, eso no significa que las Fuerzas Armadas ucranianas tengan «carta blanca» para apuntar hacia territorio ruso.

Kuleba, que ha recibido este lunes a su par estonio, Margus Tsahkna, en Ucrania, ha agradecido el cambio de postura de algunos de sus principales aliados, aunque ha incidido en que Kiev siempre actuará en cumplimiento del Derecho Internacional, según informaciones recogidas por la agencia de noticias UNIAN.

«Esto no significa que tengamos carta blanca completa. Debemos seguir los pasos y las reglas. En general, apreciamos mucho la decisión y continuaremos trabajando con nuestros aliados en la cuestión de ampliar las formas de utilizar este armamento», ha manifestado Kuleba durante una conferencia de prensa.

Cabe señalar que estas palabras aluden al hecho de que EE. UU., Alemania, Países Bajos, entre otros, con apoyo de la OTAN, han dado su visto bueno a que Ucrania use armas occidentales para atacar ocupaciones rusas, en el marco de la invasión de Rusia a Ucrania que lleva a cabo desde febrero de 2022.

Países Bajos da vía libre a Ucrania para usar los F-16 donados para atacar a Rusia

La ministra de Defensa de Países Bajos, Kajsa Ollongren, ha manifestado que el Gobierno neerlandés no impedirá que Ucrania ataque posiciones militares rusas con los aviones de combate F-16 que tiene previsto suministrar a sus Fuerzas Armadas después del verano.

«Estamos aplicando el mismo principio que hemos aplicado en la entrega de cualquier otra entrega de capacidades, que es la de que una vez que se las entreguemos a Ucrania, son de ellos para usarlas», ha manifestado Ollongren durante una entrevista con Politico.

Según ha relatado la ministra de Defensa neerlandesa, su Gobierno tan solo exige a Ucrania que use estas capacidades militares en cumplimiento del Derecho Internacional y como defensa propia, «tal y como se establece en la Carta de Naciones Unidas».

Así las cosas, interrogada sobre si existe algún tipo de veto al uso de armamento neerlandés contra las capacidades rusas, Ollongren ha recalcado que «no lo hay» , pero ha incidido en que los ataques de Kiev deben ir dirigidos contra «objetivos militares» y en defensa propia.

Cabe señalar que esta afirmación llega después de que EE. UU. y Alemania, con grato recibimiento de la OTAN, aprobaran que se pueden usar sus armas para atacar posiciones rusas, por lo que algunos temen que pueda haber una escalada de tensiones que lleve a una tercera guerra mundial.