Taiwán afirma que continuará liderando la guerra contra los regímenes autoritarios

La presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, envió un mensaje hacia los regímenes autoritarios y las democracias del mundo afirmando que su nación seguirá liderando la guerra contra los miembros del primer grupo.

“Emergiendo de la pandemia, los regímenes autoritarios ahora tienen más confianza que su modelo alternativo se adapta con mayor facilidad que los modelos democráticos,” señaló la mandataria, “A través de actividades de la zona gris, amenazas militares y manipulación de la información, los regímenes autoritarios apuntan a erosionar la confianza de nuestros ciudadanos en las instituciones democráticas y polarizar nuestras sociedades”.

Así mismo, Tsai se mostró comprometida a liderar cualquier esfuerzo que sirva para hacer retroceder el autoritatismo, “Taiwán se encuentra a la vanguardia de este este ataque,” añadió, “Hemos estado trabajando de una manera diligente para combatir esa coerción”.

Finalmente, la presidente enfatizó la importancia de aliarse con todos los gobiernos democráticos del mundo para poder enfrentarse a estas amenazas, “Compartiremos nuestras experiencias y continuaremos trabajando con las naciones de ideas afines, para proteger el orden liberal democrático mundial y hacerles frente a estos retos sin precedentes de los regímenes autoritarios”.

Se debe recordar que Taiwán es uno de los países que más ha sufrido debido a las constantes amenazas por parte del régimen comunista chino, que además no ha disimulado en su intención de, eventualmente, apoderarse de la isla.

Estados Unidos ratifica apoyo a Taiwán

De Alt Media

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) para el año fiscal 2022 con 316 votos a favor y 113 votos en contra.

El contenido del proyecto de ley incluye la recomendación del Congreso de EE. UU. Al Departamento de Defensa de invitar a Taiwán a participar en el Ejercicio Militar de la Cuenca del Pacífico (PIMPAC) de 2022, fortaleciendo la cooperación entre las fuerzas armadas de EE. UU. Y Taiwán y ayudando a la nación insular a fortalecer sus capacidades de autodefensa. .

En la ley, los artículos 1243, 1247 y 1248 están directamente relacionados con Taiwán.

Según la ley, el Congreso de Estados Unidos apoya el fortalecimiento de Taiwán de sus capacidades de autodefensa. Asimismo, condena las amenazas de la China comunista contra la democracia autónoma. Esto es muy diferente de la resolución pacífica del futuro de Taiwán declarada en años anteriores.

EE. UU. y Taiwán restablecen conversaciones comerciales a pesar de las objeciones de Beijing

Del Epooch Times

WASHINGTON–Estados Unidos y Taiwán reanudaron el 29 de junio las conversaciones comerciales después de cinco años, una medida que ha enfurecido al régimen comunista de Beijing, que reclama la soberanía sobre la isla democrática liberal.

Se reabrieron las discusiones sobre el Acuerdo Marco de Comercio e Inversión (TIFA), que se estancó en 2016. En la reunión virtual, los funcionarios estadounidenses y taiwaneses se comprometieron a profundizar la relación comercial y de inversión.

La Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR), que dirigió las conversaciones, dijo en un comunicado que las dos partes discutieron una amplia gama de temas, incluida la creación de cadenas de suministro resistentes y la lucha contra el trabajo forzoso y el cambio climático.

Después de la reunión virtual, el negociador comercial jefe de Taiwán, John Deng, reiteró la aspiración de Taiwán de un acuerdo comercial bilateral.

“Le expresamos a Estados Unidos que Taiwán espera firmar un acuerdo comercial”, dijo a los periodistas. “Creemos que si seguimos trabajando duro, algún día lograremos nuestro objetivo”.

Si bien la agencia de comercio de Estados Unidos se comprometió a intensificar el compromiso con Taiwán y acordó celebrar reuniones a nivel de trabajo en el futuro, evitó mencionar las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio integral.

“En la reunión del Consejo TIFA, los funcionarios estadounidenses enfatizaron la importancia de la relación comercial y de inversión entre Estados Unidos y Taiwán, y expresaron el deseo de un compromiso más sólido y consistente en el futuro”, se lee en la declaración de la USTR.

Ambas partes acordaron abordar los asuntos comerciales pendientes, incluidas las barreras actuales de acceso al mercado que enfrentan los productores de carne de res y de cerdo de EE. UU., y otros temas como “legislación de derechos de autor, piratería digital, servicios financieros, inversión, y transparencia regulatoria”.

Recientemente, una escasez mundial de chips de computadora ha aumentado la importancia económica y estratégica de Taiwán, ya que la isla autónoma es el hogar de algunos de los fabricantes de chips más grandes y avanzados del mundo.

“Después de casi cinco años sin conversaciones, es importante volver a la mesa de negociaciones para abordar las barreras de acceso al mercado y los nuevos desafíos”, dijo a Rupert Hammond-Chambers, presidente del Consejo Empresarial Estados Unidos-Taiwán, a The Epoch Times.

“Dicho esto, esta plataforma es modesta, así que no me gusta tomar migajas de pan y llamarlo un banquete. Las barreras sustanciales del mercado en materia de inversión e impuestos, por ejemplo, deben resolverse en acuerdos más amplios”.

Según Hammond-Chambers, la inversión y los impuestos son áreas clave que inhiben el libre flujo de bienes y servicios entre Estados Unidos y Taiwán.

Un grupo bipartidista de 42 senadores estadounidenses envió una carta esta semana a la Representante Comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, instándola a reanudar las conversaciones sobre acuerdos comerciales con Taipei.

“Le pedimos respetuosamente que dé prioridad a estas conversaciones y tome medidas para comenzar a sentar las bases para la negociación de un acuerdo de libre comercio (TLC) u otro acuerdo preliminar con Taiwán”, escribieron los senadores en la carta.

En agosto de 2020, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, anunció el levantamiento de las restricciones a la importación de carne de res y cerdo de EE. UU., que había sido un obstáculo importante para un acuerdo comercial.

“Ahora es el momento de que Estados Unidos corresponda y comience las negociaciones. Está claro que Estados Unidos puede ganar mucho al hacerlo”, decía la carta.

El ex subsecretario de Estado Keith Krach se hizo eco de sentimientos similares y dijo: “Hace mucho tiempo que se necesita un acuerdo de libre comercio”.

El año pasado, Krach jugó un papel crucial en mejorar las relaciones con Taipei bajo la administración Trump. Él encabezó una delegación a Taiwán, convirtiéndose en el funcionario de más alto rango del Departamento de Estado en visitar la isla en décadas.

Antes de la reunión bilateral de esta semana, Beijing instó a Estados Unidos a detener todas las formas de intercambio oficial con Taiwán.

En respuesta, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que “nuestro apoyo a Taiwán es sólido como una roca”, durante una conferencia de prensa el 28 de junio.

“Taiwán es una democracia líder y una economía importante y un socio de seguridad. Y continuaremos fortaleciendo nuestra relación en todas las áreas”, dijo, y señaló que China “ha tomado medidas cada vez más coercitivas para socavar la democracia en Taiwán”.

Taiwán agradece a los líderes del G-7 su apoyo a pesar de la agresión de China

Del Epooch Times

TAIPEI, Taiwán—El gobierno taiwanés agradeció el lunes a los líderes del Grupo de los Siete (G-7) por hacer un llamamiento a la paz y a la estabilidad en el Estrecho de Taiwán.

El domingo, los líderes del G-7 emitieron una declaración muy crítica con el régimen chino, que incluía sus abusos de los derechos humanos en la lejana región china de Xinjiang y en Hong Kong, y sus prácticas comerciales desleales. Los líderes también subrayaron “la importancia de la paz y la estabilidad a través del Estrecho de Taiwán, y alientan la resolución pacífica de las cuestiones a través del Estrecho”.

“Seguimos seriamente preocupados por la situación en los mares de China Oriental y Meridional, y nos oponemos firmemente a cualquier intento unilateral de cambiar el statu quo y aumentar las tensiones”, añadieron.

El 14 de junio, la presidenta de la República de China (Taiwán), Tsai Ing-wen, acudió a Twitter para expresar su gratitud a los líderes del G-7 por su declaración sobre Taiwán.

“Taiwán está dedicado a mantener un Indo-Pacífico libre y abierto, y seguirá trabajando con nuestros socios globales para garantizar la seguridad regional”, añadió Tsai.

El vicepresidente de Taiwán, Lai Ching-te, también acudió a Twitter para decir que se sentía alentado por la declaración del G-7.

“Damos la bienvenida a los esfuerzos multilaterales por la paz. Taiwán está dispuesto a cooperar con el G-7 y más allá”, escribió Lai.

Según el portavoz de la oficina presidencial de Taiwán, Xavier Chang, era la primera vez que una declaración del G-7 destacaba la importancia de la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán. El grupo gubernamental —que tiene como miembros a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido— fue fundado en 1975.

China y Taiwán están separadas por el Estrecho de Taiwán, que tiene unas 80 millas de ancho en su punto más estrecho.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán acogió con satisfacción la declaración del G-7 en un comunicado de prensa. Afirmó que Taiwán seguirá trabajando con las naciones del G-7 y los países afines, incluidos los de la Unión Europea, para mantener la paz, la estabilidad, la prosperidad y el desarrollo sostenible en la región del Indo-Pacífico. Fuente: The Epoch Times en español

La relación entre Beijing y Taipei ha sido inestable, principalmente porque el régimen chino considera la isla autogobernada como parte de su territorio. En consecuencia, el régimen comunista ha intentado aislar a Taiwán de la comunidad internacional e impide que la isla participe en organizaciones internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud.

Taiwán es una nación independiente de facto con su propio gobierno, ejército, constitución y moneda. En la actualidad, Washington no tiene vínculos diplomáticos oficiales con Taipei.

El régimen chino también ha amenazado con declarar la guerra para “reunificar” la China continental y Taiwán. Ante una posible invasión china, Taiwán ha estado comprando equipo militar a su principal proveedor de armas, Estados Unidos, para su autodefensa.

La semana pasada, el general del ejército Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo en una audiencia en el Senado que Estados Unidos podría defender a Taiwán en caso de una invasión de los militares chinos.

“Puedo asegurarles que tenemos las capacidades si se tomaran decisiones políticas de acuerdo con la Ley de Relaciones con Taiwán“, explicó Milley.

En marzo, el almirante Philip Davidson, entonces jefe del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, advirtió durante una audiencia en el Senado que el régimen comunista podría invadir Taiwán en los “próximos seis años”.

En respuesta a la declaración del G-7, un portavoz de la embajada china en el Reino Unido dijo que los demás países deberían dejar de “interferir en los asuntos internos de China” con respecto a Taiwán.

Lo Chih-cheng, legislador del gobernante Partido Democrático Progresista de Taiwán, dijo el lunes que China ha sido la fuente de inestabilidad en la región y un desafío para la paz regional, cuando la prensa local le preguntó sobre la declaración del G-7, según la Agencia Central de Noticias de Taiwán, dirigida por el gobierno.

El legislador hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que adopte medidas concretas para garantizar la paz en el Estrecho de Taiwán, como el envío de flotas militares a las aguas del océano Pacífico occidental.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer Fuente: The Epoch Times en español

César Sabas sobre Venezuela: “vislumbro la victoria del status-quo”

Las tensiones entre los Estados Unidos y Rusia se han intensificado. Recientemente, el país norteamericano amenazó con “graves consecuencias” si al principal líder de la oposición rusa, Alexei Navalny, le sucede algo. Para el experto en seguridad internacional y analista, César Sabas, esto es un discurso muy fuerte que no irá en concordancia con las acciones que realmente estén dispuestos a tomar, “La consecuencia puede ser expulsar diplomáticos, y Rusia haría lo mismo”.

Sabas recordó que, incluso si se implementan medidas más radicales que las sanciones diplomáticas, estas no representarían un peligro para la nación dirigida por Vladimir Putin, “Estados Unidos aplicó sanciones muy fuertes a Venezuela y el régimen chavista no cayó. Rusia, que es mucho más poderosa que el régimen chavista, no va a caer por unas sanciones políticas.”

El analista explicó que esta retórica la utilizan debido a los compromisos que en un momento determinaron adquirieron y que, evidentemente, no han podido cumplir, “Occidente está comprometido con una serie de declaraciones que ha hecho en el pasado, y no se pueden zafar. Tiene que salvar de alguna forma las apariencias”.

Sabas recordó que en la opinión pública americana existe un rechazo rotundo hacia Rusia debido a los conflictos cuando existía la Unión Soviética, “Algo que está muy metido dentro de la clase política americana y europea es la ‘rusofobia’. Se mantienen muchos prejuicios que vienen de la guerra fría;” sin embargo, a su juicio lo más certero sería utilizar la ayuda de Rusia para detener al principal enemigo de occidente actualmente, “Si durante la guerra fría Estados Unidos buscó a la China de Mao para contener a la Unión Soviética, ahora se podría hacer, pero a la inversa”.

“Las tensiones con China es algo más nuevo para occidente, no hay una tradición de conflictos con China,” dijo Sabas.

Del mismo modo, el analista aprovechó para resaltar que la política hacia el país asiático por parte de los Estados Unidos no cambiará independientemente del partido que gobierne, “En el caso de China, como lo había advertido, las tensiones no dependían ya de la administración de turno sino era un problema estructural. Lo que ha hecho Biden es mantener la misma línea que venía con Donald Trump de considerar a China como un adversario geopolítico de primer orden,” agregó, “Inclusive, yo no me esperaba que iba a ser tan frontal con el tema de Taiwán”

“Con el caso de Rusia, desde la época de Obama se deterioraron demasiado. Especialmente después que occidente imprudentemente e irresponsablemente le hiciera creer a Ucrania que podía entrar dentro de la esfera occidental y que occidente la iba a acoger. “Pensaron que Rusia era más débil de lo que es y pensaron que Putin se iba a echar para atrás. Son errores de cálculo,” señaló Sabas, “Cuando viene la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea, las relaciones se deterioraron demasiado. Donald Trump intentó en varias oportunidades mejorarla, pero la política de Estados Unidos no depende solamente del presidente”

También, Sabas alertó sobre el proyecto expansionista del partido comunista chino, y afirmó que, de tomar acciones bélicas en contra de los países que pretende conquistar, occidente no reaccionará debido a las zonas de influencia de occidente, “Taiwán ha tenido apoyo político y económico, pero si China invade Taiwán, occidente no va a ir a una guerra con China en Taiwán. Tu no vas a una guerra por perder,” no obstante, explicó que la estrategia de China no son guerras frontales sino de acorralamiento, “Los chinos no juegan al ajedrez, juegan al go. Lo que se busca es cercar al enemigo, que el enemigo que sienta incómodo. Esa ha sido la línea estratégica china de toda la vida. Su armada n oes irse a una gran confrontación, sino para ir ahorcando a los otros y que los otros terminen cediendo.”

Con respecto a medio oriente, específicamente con el régimen iraní, Sabas no cree que existan avances significativos en las negociaciones, “Creo que no se va a llegar a nada. Israel no puede permitir que Irán tenga armas nucleares,” y enfatizó las alianzas existentes entre los Estados Unidos e Israel.

En relación a Venezuela, Sabas concluyó que se viene el reconocimiento a la tiranía, a pesar que seguirá siendo catalogado como una dictadura por parte de la comunidad internacional y de esta administración, “Lamentablemente, incluso con la administración Trump, yo no veía ninguna movilización para intervenir en Venezuela. Con la administración Biden, puedo asegurar, sin miedo a equivocarme, que en estos cuatro años de administración no va a haber intervención. Lo que vislumbro es la victoria del status-quo.”

EE. UU solidifica alianza con Taiwán

Ante lo que Estados Unidos consideró un “intento de intimidación” por parte de China en contra de Taiwán, al haber movilizado aviones de guerra cerca de la isla, la nación norteamericana reafirmó su compromiso con la región y aseguró que su relación con Taiwán está “sólida como piedra,” al mismo tiempo que movilizó un portaviones a la zona como garante de “la libertad de los océanos.”

Reuters

Las acciones por parte de la tiranía China ocurrieron en el primer día de mandato del nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien le pidió al país asiático cesar sus presiones diplomáticas, económicas y militares sobre la isla.

Algunos reportes indican que la acción de Xi Jinping era para probar la reacción de la administración actual de los Estados Unidos.

La isla denunció que la incursión incluyó 15 aviones, de los cuales, 12 son de guerra. Lo que representa una clara provocación en la región. Taiwán además enfatizó la importancia de trabajar junto a los otros aliados que sufren la presión por parte del imperio asiático, e hizo mención directa a Japón.