Canadá prohíbe venta, compra, transferencias e importaciones de armas

A sólo días del tiroteo en la escuela primaria ubicada en el estado de Texas que dejó más de 20 muertos, el debate sobre el libre porte de armas ha resurgido a nivel nacional e internacional.

En otros países ya se están tomando medidas para, supuestamente, evitar que eventos similares sucedan. Canadá, por ejemplo, ha anunciado que restringirán el acceso a las mismas.

«Estamos introduciendo una legislación para implementar un congelamiento nacional en la posesión de pistolas,» dijo el Primer Ministro Justin Trudeau, «Esto significa que ya no será posible comprar, vender, transferir o importar pistolas en ningún lugar de Canadá.»

La medida fue aplaudida por los simpatizantes del político izquierdista; sin embargo, sus adversarios la han criticado.

En redes sociales recordaron que el derecho a portar armas busca brindarle herramientas a los ciudadanos para defenderse de los gobiernos autoritarios y señalaron que el de Trudeau fue de los más arbitrarios durante la pandemia, llegando incluso a extremos de congelar las cuentas bancarias de las personas que se manifestaron contra sus políticas totalitarias bajo la excusa de evitar la propagación del coronavirus.

SFL condena el uso de poderes especiales por el gobierno canadiense contra manifestantes

Por varias semanas, la capital de Canadá, Ottawa, ha visto una de las más grandes manifestaciones públicas y actos de desobediencia civil en la historia reciente. Las protestas del Freedom Convoy comenzaron cuando cientos de camioneros formaron una caravana que iba a Ottawa oponiéndose a la vacunación obligatoria de camioneros que cruzaban la frontera Estados Unidos – Canadá. Eventualmente, el objetivo de las protestas se transformó en una oposición más amplia a las restricciones por COVID-19.

El movimiento de protestas vio bloqueos de media docena de puntos fronterizos en su punto más alto, incluyente rutas clave entre Windsor, Ontario, y Detroit, Michigan. A los manifestantes se le han dado un ultimátum para irse o corren el riesgo de ser arrestados y sus camiones confiscados.

El lunes, 14 de febrero, el Primer Ministro Justin Trudeau, invocó las Emergencies Act por primera vez en la historia de Canadá bajo el pretexto de los continuos bloqueos y protestas contras las restricciones y mandatos por COVID-19.

Las Emergencies Act le otorgan al gobierno federal poderes extraordinarios. Estos incluyen la prohibición de salida a y desde asambleas públicas, obligar a las plataformas de recaudación de dinero y a los bancos a congelar los bienes de cuentas que financien a los manifestantes, forzar a las compañías de remolque a remover vehículos bloqueando autopistas y otras infraestructuras críticas, y establecer zonas en donde la asociación pública está prohibida, como aeropuertos y puntos de cruce fronterizos.

Esta semana la policía empezó a hacer arrestos en el centro de Ottawa. Docenas de manifestantes han sido detenidos, incluyendo dos líderes del Freedom Convoy, y docenas de vehículos han sido confiscados. Las autoridades también se han movido para congelar las cuentas bancarias y asfixiar cualquier transacción de recaudación o criptomonedas que sea para apoyar a los manifestantes.

El Primer Ministro, Justin Trudeau, dio el extraño paso de declarar una emergencia de orden público. Por ley, las Emergencies Act solo pueden ser implementadas en emergencias – situaciones críticas y urgentes que coloquen en peligro la vida, salud o seguridad de los ciudadanos y no pueden ser resueltas bajo ninguna legislación existentes. Lo que sucede en Canadá no cumple estos requerimientos, sino que representa el alcance excesivo del gobierno y una violación a la libertad individual.

En Estudiantes por la Libertad (SFL por sus siglas en inglés), creemos que esta conducta representa violencia estatal y es inaceptable en una sociedad libre y cívica. El gobierno es el principal responsable de crear un ambiente que proteja los derechos individuales y garantice que todos los ciudadanos puedan ejercer sus derechos a la libertad de expresión y asociación sin amenazas de intimidación o acoso.

SFL está con los canadienses y sus aspiraciones por un futuro más libre. Apoyamos su llamado para que el estado respete sus derechos de moverse libremente, que se expresen, y que mantengan manifestaciones pacíficas. Cualquier cosa que viole esos derechos es un ataque sobre la libertad individual.

Freedom Convoy: Justin Trudeau escoge la represión sobre el levantamiento de restricciones

Por Russell Coates

Canadá se encuentra en un estado de desorden en medio del Freedom Convoy y las protestas en contra de las restricciones y mandatos gubernamentales en torno a la vacuna.

El gobierno de Justin Trudeau se ha otorgado a sí mismo poderes designados para una crisis nacional, permitiéndole desplegar a los militares, prohibir asociaciones, suspender seguros, apoderarse de los fondos, e incluso dirigir a los trabajadores. Los poderes invocados bajo la Ley de Emergencias (Ley Marcial) tienen implicaciones extremadamente serias – tratando a los manifestantes efectivamente como terroristas domésticos.

Esta crisis ha cambiado de ser una disputa menor en la legitimidad de las políticas de vacunación a una pregunta existencial sobre la legitimidad de la administración Trudeau; ahora estamos viendo a un gobierno que considera apropiado despojar a los ciudadanos de sus derechos por ir en contra de la agenda del estado.

Como una protesta de camioneros se convirtió en un movimiento contra las restricciones por COVID

Antes de las protestas, los camioneros que cruzaban las fronteras estaban exentos de los requerimientos de vacunas para viajar entre Canadá y los Estados Unidos.

Sin embargo, en enero del 2022, estas exenciones para los camioneros expiraron en ambos lados de la frontera. A pesar que el 90% de los camioneros canadienses están vacunados, las políticas gubernamentales aún le prohibían a un número significativo de camioneros trabajar al menos que dieran su consentimiento para una decisión médica que ellos no hubieran escogido por su propia cuenta de otra manera.

Esto parece bizarro, tomando en cuenta que este trabajo no es una profesión que incluye una interacción significativa con otros. Por lo tanto, la política parece ser un descuido administrativo.

Los “Freedom Convoys” luego se formaron a lo largo de Canadá, bloqueando calles y sonando sus bocinas. Este movimiento creció y creció, gradualmente se convirtió en una protesta contra las restricciones del gobierno federal impuestas por el COVID-19 en general.

La primera justificación del gobierno para mantener las restricciones en un miedo que el sistema de salud canadiense colapse. Canadá, y Ontario en particular, sufre de una notoria escasa capacidad sanitaria.

Aún así, la capacidad parece que no se alcanzará en el corto plazo. Con una tasa de vacunación sobre el 80%, muchos canadienses creen que ya han hecho su parte y es momento de seguir.

Es poco honesto pretender que los manifestantes son “terroristas domésticos”

A finales de enero, algunas encuestas sugerían que una mayoría de los canadienses, 54%, estaban a favor de eliminar todas las restricciones por COVID-19.

El principal motivo que está utilizando el gobierno canadiense para justificar sus estrategias de mano dura es el hecho que algunos camioneros han trancado la frontera, la cual representa $1.7 billones de bienes y servicios entre Canadá y los Estados Unidos. Se estima que los bloqueos han ocasionados pérdidas diarias de $1 billón.

Pero la base lógica no está ni aquí ni allá; todos los gobiernos autoritarios necesitan una.

Independientemente de los asuntos alrededor de algunas tácticas del Freedom Convoy, la naturaleza del gobierno de Trudeau es profundamente preocupante para alguien que valora la libertad y el debido proceso.

Cuando las personas son presionadas por las restricciones gubernamentales por más de dos años, la frustración generalizada se puede esperar. Aún así, la respuesta hacia el Freedom Convoy ha expuesto el doble estándar del status-quo político que ha sido el catalizador para muchos movimientos de la política moderna.

Por ejemplo, cuando se manifestaron contra la construcción de nuevos oleoductos, o en el caso de los movimientos de Ocupación, muchos izquierdistas han catalogados sus estrategias disruptivas como legítimas. Lo mismo aplica a la derecha, mira como los conservadores de la ley y el orden ven las agitaciones de la izquierda.

¿Podemos imaginar a Trudeau respondiendo de la misma manera contra un bloqueo económico de la izquierda, dada su simpatía pública?

No, esto es menos de las acciones de unos camioneros en específico, y mas de un gobierno actuando fuera de línea porque los manifestantes están del lado equivocado de su agenda.

La respuesta del gobierno canadiense a la protesta es inaceptable

La implicación que los manifestantes asociados al Freedom Convoy son terroristas domésticos sería cómica si no fuera seria. Mientras algunos malos actores indudablemente han actuado mal, la mayoría de los presentes son personas con motivos legítimos para estar frustrados.

La campaña autoritaria de Canadá en contra de los manifestantes no es algo que se debería ver en una sociedad libre. Con su deprecio a derogar los mandatos, los cuales son absurdos y autoritarios desde cualquier punto de vista, Trudeau ha optado por un estado policial. Esto es un ejemplo llamativo de los peligros que representan los gobiernos con poderes de emergencia.

La administración de Trudeau está actualmente congelando las cuentas bancarias de aquellos asociados con los manifestantes, sin el debido proceso. Esto representa un acontecimiento impactante sin precedentes en la historia canadiense. Además, el hecho que esta acción sea implementada en respuesta a una causa a la cual el Primer Ministro de opone de manera férrea solo resalta la inconsistencia.

Fundamentalmente, los gobiernos no son los dueños de sus países, la gente sí, y están en su derecho de protestar las decisiones gubernamentales, independientemente de sus políticas o causas.

Policía canadiense aplasta a manifestantes con caballos

Los abusos gubernamentales contra los manifestantes canadienses siguen en incremento.

En una acción que parece no tener precedentes, la policía de la ciudad capital, Ottawa, le pasó por encima a quienes se encontraban protestando de manera pacífica con sus caballos.

En el material audivisual se puede escuchar a los ciudadanos actuar con sorpresa y diciendo en reiteradas oportunidades «Oh Dios mío,» por el accionar de los cuerpos de seguridad.

Los encarcelamientos se han incrementando y han detenido a varios de los organizadores de estas masivas manifestaciones.

Policía canadiense arresta a organizadores de manifestaciones

El pasado jueves, la policía de la Capital canadiense (Ottawa), arresto a dos de los organizadores de las manifestaciones conocidas como el Freedom Convoy, Tamara Lich y Chris Barber.

Sin embargo, la noticia no parece haber sorprendido a nadie, ni siquiera a los detenidos. La principal organizadora de estas protestas, Lich, de 47 años de edad, ya estaba preparada para ser encarcelada e incluso divulgó un vídeo en el cual lo aseguraba el mismo día.

Hay una alta probabilidad – bueno, creo que es inevitable en este punto – pero probablemente iré a algún sitio mañana en donde estaré recibiendo tres comidas completas al día. Y eso está bien. Estoy bien con eso. Y quiero que sepan que no tengo miedo. Probablemente dormiré un poco, finalmente. Por favor, permanezcan pacíficos y cuídense los unos a otros y sepan que esto también tendrá que pasar.

Y ahora no estoy segura si lo recuerdan, pero subí un vídeo hace unas semanas – se siente como hace mucho – sobre “mañana”. Y habrá un mañana. Y superaremos esto. Tienen que entender que hay muchas cosas maquinando aquí para evitar que esto sea un éxito. Y la única manera en que esto sea exitoso es si siempre lo hacemos todo desde el amor.

Siempre he dicho que como seres humanos tomamos nuestras decisiones desde dos lugares: Las tomamos desde el amor o las tomamos desde el miedo. Eso es todo. Ese es el trasfondo. Y rezo y espero que hagan las decisiones desde el amor.

Tienen que saber que están tratando de provocarnos. Escuchen su lenguaje; escuchen su lenguaje y el verbo que están usando y eso no viene de nosotros. Y yo sé que todos ustedes saben eso.

Las protestas han continuado de manera seguida por semanas y aseguran que no descasarán hasta que todas las libertades sean restablecidas.

Veppex exige a EE. UU que investigue a Piedad Córdoba | Trudeau mete la pata

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) emitió un comunicado en el cual exige a las autoridades norteamericanas iniciar una investigación en contra de la ex senadora colombiana, Piedad Córdoba, por sus presuntos nexos con Alex Saab.

Justin Trudeau, tratando de detener las manifestaciones, anunció la implementación de la Ley de Emergencia Nacional (Ley Marcial), jugada política que podría salirle costosa.

Justin Trudeau anuncia congelamiento de cuentas bancarias de manifestantes

El Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, anuncio la implementación de La Ley de emergencias el pasado lunes con el fin de ponerle un fin a las protestas que se están desarrollando en el país exigiendo su renuncia.

La protesta conocida como el ‘Freedom Convoy’ ha cerrado la capital de la nación y varios puntos fronterizos.

“Después de discutirlo con nuestro gabinete y nuestra junta política, después de consultarlo con todos los primeros ministros de todas las provincias, el gobierno federal ha invocado las leyes de emergencia para complementar la capacidad provincial y territorial para enfrentar los bloqueos y ocupaciones,” dijo Trudeau en una rueda de prensa, “Quiero ser muy claro, el alcance de estas medidas será por tiempo limitado, segmentado geográficamente, así como de manera razonable y proporcional a las amenazas que están supuestas a enfrentar. Las leyes de emergencia serán usadas para fortalecer y apoyar a nuestras agencias de seguridad en todos los niveles a lo largo del territorio.”

Esta medida le permitirá a los cuerpos de seguridad multar y encarcelar a los manifestantes, según anunció el mandatario. También podrán deshacerse de los camiones que estén siendo usados para bloquear autopistas y calles.

“Adicionalmente, las instituciones financieras serán autorizadas y se les exigirá prestar servicios esenciales para ayudar a abordar la situación incluyendo la regulación y prohibición del uso de propiedad para financiar o apoyar los bloqueos ilegales,” añadió Trudeau.

Igualmente, el Primer Ministro aseguró que no se utilizará la fuerza militar para enfrentarse a os manifestantes.

Trudeau culpa a los americanos por las manifestaciones

El primer ministro de Canadá, Justin Trudea, responsabilizó a los estadounidenses de las manifestaciones que se están llevando a cabo en la frontera sur de ese país y en la ciudad capital, Ottawa.

De acuerdo al Primer Ministro, han sido los estadounidenses quienes han financiado al Freedom Convoy permitiéndoles resistir durante más de dos semanas en esta ola de protestas contras las restricciones por COVID-19.

Trudeau señaló que se comunicó vía telefónica con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y le explicó la situación con detalles. Así mismo, afirmó que su homólogo estadounidense estuvo de acuerdo con él en acabar con estos bloqueos para resguardar “la seguridad de las personas y la economía.”

Hasta los momentos, ningún mandatario ha explicado que accionar tomarán para evitar que estas manifestaciones continúen.

Popularidad de Justin Trudeau en caída libre

De acuerdo a una reciente encuesta, la popularidad del Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, está por el piso.

Según Maru Poll, en su más reciente estudio de opinión realizado entre el 0 y 10 de febrero, sólo un 16% de los canadienses votarían por Tudeau basándose en su desempeño de las últimas dos semanas a propósito de las protestas impulsadas por camioneros que continúan dando de que hablar.

Igualmente, la encuesta muestra que un 44% de los ciudadanos afirman que la retórica utilizada por el Primer Ministro en contra de las manifestaciones ha ayudado a “incendiar” la situación; mientras que un 53% aseguró que el mandatario “se ve débil frente a las amenazas que enfrenta el país.”

Así mismo, otra encuestadora, de Angus Reid Institute, arrojó que el 54% de los canadienses apoyan el cese inmediato de las restricciones gubernamentales impuestas producto de la pandemia y favorecen que la política de estado sea darle un trato similar al de la gripe común.