Disobey protesta frente al BCV contra la inflación

La organización Disobey protestó el pasado fin de semana frente a las instalaciones del Banco Central de Venezuela como un modo de manifestarse en contra de la institución que es responsable de los altos índices inflacionarios en el país.

Así mismo, los activistas aprovecharon la oportunidad para educar a quienes se encontraban cerca de la manifestación sobre los motivos que han ocasionado que la moneda pierda su valor constantemente.

Contra Poder News se comunicó con la economista y miembro de Disobey, Gisselly Romero, quien detalló los objetivos de esta manifestación, “El motivo fue mostrarles a las personas el verdadero culpable de la inflación en Venezuela, no son los empresarios que de la noche a la mañana quieren aumentar los precios, ni es culpa de factores externos como suele decir el régimen socialista, sino que es el mismo Estado a través del banco Central que planifica esto”.

Las naciones alrededor del mundo tienen una entidad central que se encarga de la política monetaria, no por ello, tienen índices inflacionarios tan altos como el de Venezuela, ante este cuestionamiento, la economista recordó una frase del premio nobel de economía, Milton Friedman, «La inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario,» agregó, “sólo es y puede ser producida por un incremento más rápido de la cantidad de dinero que de la producción. O dicho de otra forma más clara, por la emisión descontrolada por parte de los bancos centrales”.

Romero mostró su optimismo respecto a la receptividad que han tenido los ciudadanos al escuchar este nuevo discurso, “La gente sintió algo de sorpresa, pero, por lo general, recibía nuestra información sin ningún tipo de negatividad. Pude conversar con algunas personas que me preguntaron cómo hacían ellos, pues los dólares a veces se les hace difícil conseguirlos, entonces terminé recomendándole a algunas aplicaciones”.

Así mismo, la economista destacó que, de tener la oportunidad, Disobey acabaría con el Banco Central; sin embargo, señaló que no necesariamente debe ocurrir de manera inmediata, “Sería mucho mejor eliminar el Banco Central y esperamos en un futuro lograrlo, pero siendo totalmente realistas en un corto y mediano plazo nos conformaríamos con que fuese una entidad autónoma”.

Finalmente, Romero aseveró que los venezolanos no conocen, aún, las razones que han llevado a Venezuela a ser el país con la inflación más alta del mundo, “La ciudadanía no está entendiendo los motivos de la inflación, porque pocas personas lo están explicando y desgraciadamente no son muchas las personas que se ponen a investigar por su cuenta,” continuó, “Por esto nos estamos moviendo en este tema. Necesitamos que la gente lo entienda, necesitamos que la gente comprenda cuáles son nuestros enemigos y las armas que usan para oprimirnos”.

Esteban Hernández: “Los socialistas son bien hipócritas cuando se trata de ser altruistas”

En una reciente entrevista para el Podcast Aula Magna, conducido por Bárbara Arízaga, el conductor del programa Contra Poder 3.0, Esteban Hernández, destacó la importancia de impulsar modelos políticos alternativos en la región.

Para Hernández, la vía correcta sería la promoción de sistemas que le devuelvan la libertad a los individuos, quitándole poder a los organismos gubernamentales, “Creer en el libre mercado y en un gobierno limitado es creer en la libertad, creer en tus capacidades, tus talentos, en tu propia independencia. Creer que puedes alcanzar tus metas sin necesidad de forzar a alguien,” continuó, “Cuando vemos el intervencionismo, que es lo contrario al gobierno limitado, lo que se ven son obstáculos. (En quienes promueven el intervencionismo) Se ve un autoestima baja porque no creen que puedan alcanzar sus metas por medios propios y requieren que un tercero abuse de otras personas”.

El comunicador resaltó que los individuos poseen distintas cualidades, por lo que tratar de igualarlos es un sin sentido, “Lo único que requerimos es igualdad bajo la Ley, lo demás son privilegios,” añadió que cuando se requiere de la intervención gubernamental, esta debe venir acompañada de algún acto agresivo, “El gobierno actúa de manera violenta cuando decide imponerse”.

En relación a las leyes, Hernández insistió en dejar de complicarlas, “Tenemos que ser más simplistas como los Estados Unidos. Cuando te vas a lo simple, no tratas de maquillar lo que son tus derechos: La vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad,” agregó, “En Latinoamérica, como estamos siempre queriendo agregar ‘derechos’, realmente privilegios, terminamos modificándola una y otra vez y termina siempre fallando. Creemos que podemos decretar la riqueza. Los bienes y servicios se rigen con las leyes del mercado, guste o no guste”.

Así mismo, el comunicador instó a no caer en incoherencias cuando se defiendan las ideas de la libertad, “Es un oxímoron hablar de un gobierno intervencionista con un sistema de libre mercado. Mucha gente cae en ese error;” sin embargo, se mostró optimista por el hecho que los mismos izquierdistas no quieran catalogarse a sí mismos como tal, “Hay algo incluso bueno detrás de eso porque se ha venido generando un desprecio de la palabra socialismo ante la opinión pública. Hay gente que dice no ser socialistas sino capitalistas, pero con ‘políticas sociales’; te describen un socialismo, pero no se quieren llamar a ellos mismos socialistas. El capitalismo es libre mercado, y el libre mercado es libre de intervención”.

Igualmente, Hernández criticó a quienes se creer moralmente superiores por pretender ayudar a otros a través de políticas de redistribución, “Es muy fácil ser altruista cuando lo haces con el dinero de otro. Los socialistas son bien hipócritas cuando se trata de ser altruistas y ayudar a terceros,” continuó, “El principal obstáculo que evita que las personas puedan producir libremente es el gobierno”.

Finalmente, Hernández expresó que la principal falla que se tiene en los grupos que defienden las ideas de libertad es el no saber trabajar en equipo y permitir que las ambiciones personales se interpongan a la causa, “Los socialistas siempre le echan la culpa a terceros, en este caso tenemos que hacer una autocrítica,” sentenció, “El principal obstáculo es que no sabemos trabajar en equipo. Por nuestra egolatría, egoísmo mal entendido y por querer impulsar nuestras agendas particulares, no apoyamos a una persona con la que quizás estamos de acuerdo en el 99% de las cosas, pero por el 1% restante no lo hacemos. La izquierda tiene los medios, financistas, activistas académicos; y nosotros de este lado estamos pensando quien es más libertario, más derechista o más conservador”.

Inflación en Estados Unidos alcanza nivel más alto desde hace 30 años

La inflación de los Estados Unidos es un tema del cual se habla a nivel global y tiene sorprendida a distintas naciones, pues se está llegando a altos históricos.

De acuerdo al Departamento de Trabajo, desde hace 30 años que no se alcanzaba un índice inflacionario de esta magnitud.

La canasta básica de los Estados Unidos tuvo un aumento de 6,2% con respecto a octubre del año pasado, lo cual supera las predicciones que estimaban un aumento del 5,9%.

Desde 1990 no se veían aumentos en los precios de esta naturaleza.

Los casos más radicales fueron el aumento de gasolina y energía, que se incrementaron en un 12,3% y 4,8% en el mes; mientras que subieron en un 59,1% y un 30% para el año, respectivamente.

Algunos medios de comunicación, como es el caso de MSNBC, han asegurado que estos índices inflacionarios representan algo bueno para la sociedad y argumentan que, gracias a la crisis que hubo con el COVID19 en el año 2020, la gente en estos momentos tiene más dinero debido al ahorro que se vieron forzados a hacer, eliminando varios gastos, por temor a perder sus empleos.

Arturo Portillo: “El partido demócrata tiene una competencia para ver a quien se le ocurre el impuesto que destruya más riquezas en el menor tiempo posible”

La Secretaria del Tesoro y expresidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Janet Yellen, ha estado en el centro de la polémica tras haber emitido varias propuestas que permitan a la nación reducir el déficit fiscal y pagar parte de la deuda que ya supera al PIB del país.

El economista y colaborador de la Fundación para la Educación Económica en español, Arturo Portillo, confirmó que la problemática expuesta por la secretaria existe; sin embargo, cuestionó las estrategias utilizadas, “Últimamente, el partido demócrata ha estado teniendo sesiones muy interesantes, tienen una competencia interna para ver a quien se le ocurre el impuesto que destruya más riquezas en el menor tiempo posible”.

Hace meses, Yellen propuso ante las principales economías del mundo la implementación de un impuesto global a las corporaciones, medida que se han comprometido a implementar; no obstante, Portillo considera que esta medida es solo un abreboca de lo que realmente se quiere impulsar a largo plazo, “El impuesto a las corporaciones no es algo nuevo, pero es una idea que no tuvo que haber nacido,” agregó, “Existe esta visión que los impuestos siempre van a ser a los más ricos, parece una narrativa nueva, pero cuando analizamos el pasado, el IRS nació bajo el argumento que solamente iba a ser a los ultra ricos. Ahora, es el 64% del total de los impuestos que ahora pagan”.

“Aun cobrándole a los 700 billonarios que viven en los Estados Unidos sería suficiente para cumplir los objetivos que Janet Yellen y que el partido demócrata tienen como objetivo de gasto en el paquete fiscal de Biden,” señaló el economista.

Portillo destacó que la nación norteamericana no está a salvo de las realidades económicas, por lo que advirtió que tomar un camino distinto al que lo llevó a ser la principal economía del mundo podría generar un efecto negativo, “Los paraísos ficales existen porque existen los infiernos fiscales,” continuó, “Si Estados Unidos deja de ser un país competitivo, y sus atractivos (de inversión) se pierden con esta clase de impuestos, el mercado se va a desplazar a donde sus intereses se vean más protegidos”.

Igualmente, la secretaria está impulsando una medida que le permitiría al gobierno cobrar impuestos sobre ganancias no realizadas. Portillo explicó detalladamente de que trata esta propuesta, “Imagina que compras un activo que te costó $10, y a lo largo de un año ya no son $10 sino $100; $90, que es la diferencia entre los $10 que invertiste y los $100 que ahora vale en el mercado, es el capital no realizado o la plusvalía, y sobre esos $90 sería el impuesto que se cobraría,” añadió, “El principal problema es que ese dinero no es líquido, no puedes intercambiarlo hasta que lo vendes, no existe hasta que lo vendes. También tiene un problema fiscal, si una empresa gana dinero en su unrealized capital tiene que pagar esos impuestos, pero ¿Qué tal si lo pierde? ¿Tendría el gobierno que financiar o pagarles esas pérdidas a las corporaciones? Eso es bastante atractivo para corporaciones multinacionales”.

El economista catalogó esta propuesta como “una idea mala y destructiva” al mismo tiempo que recordó como la crisis en tiempo de pandemia no se profundizó aún más debido a la producción privada, “No solo está desincentivando el consumo en determinado bien o servicio o desincentivando algún determinado tipo de ahorro de las familias, sino que está atacando a lo único que se está anteponiendo al desempleo masivo que es la generación de riqueza”.

Portillo además, criticó las estrategias que se han impulsado en el pasado, “Han propuesto incrementar el techo de la deuda, que siempre van a romper, ni siquiera existe; también han propuesto jugar con las tasas de interés, algo que ya no pueden hacer porque la Reserva Federal está dando paso atrás a la inflación que ya es evidente en los Estados Unidos; lo único que queda es iniciar un proceso que va a generar un antecedente legal porque una vez que puedan cobrarle los impuestos a capitales a las grandes corporaciones, este antecedente va a pasar a las menos grandes corporaciones, después a las medianas, después a las pequeñas y después al contribuyente”.

Finalmente, el economista instó a los ciudadanos de los Estados Unidos a “apegarse a la constitución” destacando el carácter ilegal de esta medida y afirmó que no se debe bajar la guardia pues, a su juicio, esta propuesta busca sembrar la propuesta, más que aprobarla en este preciso momento, “Esta clase de impuesto es inconstitucional, creo que fue una idea para abrir una especie de terreno para sembrar nuevos proyectos tributarios en los Estados Unidos”.

Ridiculizan a socialista ecuatoriana en redes sociales

La usuario de Twitter, @cristinajacomee, cuestionó hace semanas en sus redes sociales los efectos de las políticas implementadas por el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, en la creación de empleos y el facilitamiento de emprendimientos.

El pasado 19 de octubre, Jácome insinuó que el país no se está recuperando y que la única vía posible para afrontar la situación sería emigrar. En un tono sarcástico publicó lo siguiente: «Oigan, ¿Qué es de la vida de los mega emprendedores que decían que si ganaba Lasso iban a abrir más locales? Los que decían que si ganaba Arauz se iban del país… siguen aquí o ya intentaron entrar a México?»

Su mensaje se hizo viral recientemente, y ha recibido muchas respuestas por parte de quienes sí han logrado ver beneificios gracias a la liberalización de la economía, «Los lassies emprendedores respondieron al llamado! Lastima que solo los emprendedores afines del gobierno sean los únicos con el privilegio. Pero bueno, la burbuja está creciendo,» expresó.

La activista pro vida y miembro de Fundación Libre, Mamela Fiallo, se percató de este hecho e invitó a sus seguidores a leer las respuesta a Jácome así como a participar en esta conversación, «Les invito a ver este hilo para conocer los emprendimientos de los generadores de empleo que ayudan a sacar adelante al país,» añadió, «Esta propagandista socialista sirvió de publicidad para quienes no restan al parasitar sino que suman al crear».

Presentamos algunas respuestas que muestran las historias de éxito de los ciudadanos ecuatorianos:

Elon Musk ridiculiza a empleado de la ONU

La narrativa en los Estados Unidos de cobrarle impuestos más altos a los millonarios para resolver los problemas del país ha ido agarrando más fuerza.

Recientemente, la cadena de noticias CNN publicó un artículo en el cual aseguraba que con sólo un 2% de la riqueza del hombre más rico del mundo, Elon Musk, era suficiente para acabar con el hambre mundial.

La información se divulgó debido a unas declaraciones que ofreció el director del programa mundial de alimentación, David Beasley, en donde afirmaba que con ese pequeño porcentaje de sus riquezas, el organismo dependiente de la ONU podría tener un mejor desesmpeño.

Sin embargo, estas declaraciones fueron altamente cuestionadas en redes sociales, pues esa misma organización logró recaudar en el año 2020 alrededor de $8.4 billones y no logró erradicar la hambruna global. Además, se debe destacar que el 2% de las riquezas de Musk llegarían a sólo $6 billones, es decir, una cifra inferior a todo el presupuesto de dicho organismo para el año pasado.

Esta declaración tuvo tanta difusión que el propio magnate se unió a la conversación, y retó al organismo de alimentación que divulgara como gastaría sus recursos de obtenerlos, «Si WFP (World Food Programme) puede describir en este hilo de Twitter exactamente como $6 Billones erradicarían el hambre mundial, venderé las acciones de Tesla ahora mismo y lo haré,» añadió, «Pero debe ser una contabilidad abierta, para que la gente pueda ver con precisión como se gasta el dinero.»

El reto consiguió respuesta inmediata por parte del director de dicho organismo, quien afirmó que el titular está errado, pues con esa cantidad no se puede acabar con la hambruna, «El titular no es preciso. $6 billones no resolverán el hambre mundial, pero prevendrán inestabilidad geopolítica, migración masiva y salvarán a 42 millones de personas que están a punto de morir de hambre. Una crisis sin precedentes y una tormenta perfecta devido a la crisis por covid/conflictos/climática,» continuó, «Con tu ayuda, podemos traer esperanza, construir estabilidad y cambiar el futuro. Hablemos, esto no es tan complicado como Falcon Heavy, pero hay mucho en juego para no tener esta conversación. Puedo montarme en el siguiente vuelo para ir hacia donde estás. Bótame si no te gusta lo que escuchas.»

Ante esta respuesta, el magnate insistió, «por favor, publica tu propuesta de gasto actual en detalle para que la gente pueda ver a donde va el dinero exactamente. La luz del día es algo maravilloso.»

Sin embargo, Beasley se rehusó a hacer publica su propuesta y enfatizó que lo que busca es una reunión privada, «En vez de tweets, deja que te muestre. Nos podemos reunir donde quieras, en la Tierra o en el Espacio, pero sugiero que en donde puedes ver a la gente de WFP, sus procesos y sí, como trabaja su tecnología. Traeré el plan y libros abiertos.»

La conversación entre ambas figuras ha tenido una repercusión importante a nivel mediático y ha colocado esta discusión en la opinión pública.

Argentino viraliza en redes sociales altos impuestos de su país

El usuario de Twitter @manuuespinosa publicó a través de sus redes sociales los costos de un pasaje de avión que se compró, lo llamativo son los impuestos que le cobran.

Acompañado de una imagen, Espinosa dijo «me compré un pasaje para mí y otro para alguien del Estado,» pues en el material visual se puede observar que el precio del pasaje se ubica en unos 54.600 pesos argentinos, lo cual es un poco más de 546 dólares; sin embargo, los impuestos sobrepasan el costo del ticket, ubicándose en 54.638,90 equivalente a más de 547 dólares.

Su comentario causó sorpresas en los internautas que se encargaron de viralizar la imagen de inmediato.

La plataforma política La Libertad Avanza aprovechó el material divulgado por el joven para recordarle a los votantes acerca de su propuesta económica, «Hay que eliminar 160 de los 170 impuesto que existen, ya,» publicaron en sus redes oficiales.

Cadena de restaurantes introdujo camareros robots. Ahora sus camareros humanos reciben mayores propinas

De FEE

Con el mercado de trabajo en mal estado, los propietarios de restaurantes de todo el país  se han visto obligados a encontrar formas nuevas y creativas de gestionar sus negocios. Muchos restaurantes han cambiado sus horarios y servicios, mientras que otros ofrecen bonos de contratación en un intento desesperado por atraer a los trabajadores. Pero, aunque estas sean buenas ideas, una cadena de restaurantes de Florida intentó un enfoque completamente diferente.

«Los robots camareros están demostrando ser beneficiosos para una cadena de restaurantes de Florida, cuyo director general afirma que están dando mayores propinas a los camareros humanos», informa Fox Business. La cadena, llamada Sergio’s Restaurant, es optimista en cuanto piensa mantener los robots a largo plazo. Como explica el presidente y director general, Carlos Gazitua, «con la robótica, lo que hemos podido hacer es, básicamente, llevar la comida de un lado a otro, por lo que nuestro personal de servicio pasó un poco más de tiempo con nuestros clientes, llegando a cuatro o cinco mesas».

Según Gazitua, los robots han mejorado la eficiencia del servicio del restaurante entre un 20% y un 35%.

«A los clientes les encanta porque ven más a su camarero», continúa Gazitua. «Son capaces de tener una mejor experiencia de hospitalidad, de atender esa mesa y eso es una gran victoria para el camarero, que en realidad está ganando más y trabajando menos».

A $1.000 dólares al mes, los robots no son baratos. Pero evitan que los camareros tengan que caminar 30 metros por mesa, y el tiempo ahorrado puede sumarse rápidamente. Los robots también pueden interactuar con los clientes, incluso aprender los nombres de los niños y cantar canciones.

En definitiva, se trata de una inversión que parece estar dando sus frutos tanto para los clientes como para el personal y los propietarios.

Por supuesto, la motivación principal de esta iniciativa es el beneficio. Como todos los demás negocios, el restaurante Sergio’s busca las formas de reducir los costos para poder ganar el máximo de dinero posible. Pero, en particular, esta medida de reducción de costos no se ha producido a expensas de los salarios de sus empleados. En todo caso, sus empleados ganan aún más gracias a las propinas adicionales.

Aunque pueda parecer contradictorio, esto es algo habitual cuando se introduce una nueva tecnología en un lugar de trabajo. Por supuesto, a veces la tecnología simplemente sustituye a los empleados, como ocurre con los quioscos de autoservicio. Pero en muchas otras situaciones, los robots y las máquinas son realmente beneficiosos para los trabajadores, porque liberan su tiempo y energía. Incluso en los trabajos en los que no es posible ganar propinas, los robots ayudan asumiendo muchas de las partes más aburridas del trabajo, liberando al empleado para que pueda dedicar una mayor parte de su tiempo a los aspectos más satisfactorios del trabajo, como la interacción con la gente.

Pero la tecnología no sólo hace que el trabajo sea más agradable, sino que, a la larga, también conduce a una mayor remuneración. La razón es que los salarios están determinados por la productividad. Lo que cuenta no es tanto la intensidad de tu trabajo como la cantidad de valor que creas. Es la cantidad de valor que generas. Por lo tanto, como la tecnología nos ayuda a crear más valor, inevitablemente conlleva a salarios más altos.

Por ejemplo, pensemos en un ayudante de cocina que trabaja en un restaurante. Si tiene que lavar los platos a mano, no va a ser muy productivo y probablemente le paguen muy poco. Pero, ¿qué ocurre cuando la empresa invierte en un lavavajillas industrial? Obviamente, la empresa se beneficia, porque sus platos se lavan mucho más rápido. Pero el trabajador también se ha vuelto más productivo. Como resultado de su acceso al lavavajillas, puede aportar mucho más valor a la empresa con cada hora de trabajo. Así, mientras que la empresa ganará más gracias al lavavajillas, el trabajador también lo hará, porque la inversión de capital ha aumentado el valor de su trabajo.

Por supuesto, la empresa podría intentar mantener su salario en la tarifa anterior, pero sería una estrategia perdedora. Otro restaurante, que también tiene un lavavajillas industrial, simplemente le ofrecería más, porque también ve una oportunidad de beneficiarse de su trabajo más eficiente. Así, la competencia por la mano de obra garantizará que la remuneración aumente en función de la cantidad de valor que produzca el trabajador.

Del mismo modo, la introducción de robots hará que los camareros sean más productivos, porque pueden atender a más clientes al mismo tiempo. Esto no sólo les ayudará a ganar más propinas a corto plazo, sino que también ejercerá una presión para el alza de salarios a largo plazo.

Lamentablemente, mucha gente sigue creyendo que el «capital» y el «trabajo» son antagonistas y que la única manera de que los empresarios aumenten sus ganancias es a costa de sus trabajadores o clientes. Pero, como explicó el economista austriaco Ludwig von Mises en su libro La Acción Humana, esto es sencillamente erróneo.

«En la sociedad capitalista prevalece una tendencia al aumento constante de la cuota per cápita de capital invertido», escribió Mises. «La acumulación de capital se dispara por encima del aumento de las cifras de población. En consecuencia, la productividad marginal del trabajo, las tasas salariales y el nivel de vida de los asalariados tienden a aumentar continuamente. Pero esta mejora en el bienestar no es la manifestación de la operación de una ley inevitable de la evolución humana; es una tendencia resultante de la interacción de fuerzas que sólo pueden producir libremente sus efectos bajo el capitalismo».

En resumen, las inversiones de capital, como las herramientas, la maquinaria y los robots, son beneficiosas tanto para el capital como para el trabajo. De hecho, la inversión de capital es uno de los mecanismos más importantes para mejorar la situación de las personas.

Para apreciar el papel fundamental que desempeña la inversión de capital en la economía, eche un vistazo al siguiente gráfico. Está sacado de un libro de texto titulado Economic Growth, de David Weil. Hay que reconocer que las estadísticas son un poco antiguas, pero la idea general sigue siendo muy clara.

La teoría económica, junto con la evidencia empírica, presenta un caso irrefutable: la acumulación de capital es buena para los trabajadores. Por lo tanto, si realmente queremos ayudar a los trabajadores, no deberíamos despreciar las iniciativas que busquen ganancias como la introducción de robots en Sergio’s Restaurant. Al contrario, deberíamos abrazarlas.

Activista libertario critica medidas socialistas implementadas por Guillermo Lasso

Recientemente, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció la implementación de controles de precios a los productos de la canasta básica para hacerle frente a la inflación y “proteger la economía familiar”, según publicó el mandatario en sus redes sociales.

Ante estos hechos, el activista y fundador de Libertario, Andrés Díaz, expresó su descontento con la política y afirmó que “traerá más problemas que soluciones” al ser “una medida errónea, tomada al apuro y sin ningún estudio previo que la respalde”.

Para Díaz, esta medida es de “carácter distorsionador” ya que los precios de los bienes y servicios son fijados por el mercado y no por el gobierno, “no coincide con los fundamentos económicos de corte liberal que el presidente decía adherir y prometía aplicar. Está tomando el sendero del populismo económico recomendado por sus gestores económicos de orientación socialdemócrata, lo cual lo ubica más cerca de sus predecesores de izquierda que tanto se ha empeñado en criticar”.

Igualmente, el activista declaró que este proyecto afectará en mayor medida a quienes promete ayudar, “Perjudicará a los sectores más vulnerables al fomentar la escasez de productos, la distorsión de precios reales y la creación de cuellos de botella en su producción,” agregó, “Si bien podría parecer que esta es una medida necesaria para aliviar el bolsillo de los más desfavorecidos en estos momentos de crisis, la realidad es que esta no servirá más que como un delgado parche que al corto plazo terminará fracasando al no solventar los verdaderos problemas que enfrenta la economía ecuatoriana”.

“El Gobierno está tratando desesperadamente de frenar la fuerte caída que está sufriendo en su popularidad,” resaltó Díaz, “Pese a que el plan de vacunación fue todo un éxito, los múltiples errores y tropiezos que está teniendo el ejecutivo en otros campos de su administración lo están arrinconando, por lo que ha optado por poner en marcha una serie de medidas que contradicen su propio plan de Gobierno y desconciertan a quienes brindaron su voto para dar marcha atrás precisamente a este tipo de políticas nocivas y fracasadas”.

Además, Díaz denunció la inacción de los demás partidos para tratar de detener esta agenda errada, “No ha habido reacciones trascendentales ante esta medida por parte de los demás partidos políticos, ya que estos se encuentran enfrascados en otros temas que llaman más su interés, como es el caso de la vinculación del presidente con los Pandora Papers, la designación de un nuevo vicepresidente tras la destitución de la última por un entramado de corrupción o una clara preocupación de que el ejecutivo opte por invocar el artículo que le permitiría a este disolver el legislativo e invocar nuevas elecciones.”

Así mismo, el activista destacó que esta medida populista ni siquiera ha ayudado al primer mandatario a recuperar parte de su popularidad, “Ha quedado prácticamente desapercibida entre las grandes mayorías y lo que ha conseguido es ganarse las críticas, bien merecidas, de gran parte de sus allegados ideológicamente,” añadió, “han sido decisiones claramente influenciadas por sus gestores socialdemócratas ubicados en el Ministerio de Economía y Finanzas”. Finalmente, Díaz expresó que existe un obscurantismo muy preocupante alrededor de esta medida y afirma que ni siquiera se ha dicho por cuanto tiempo se seguirá implementando, “No se ha dicho absolutamente nada para aclarar el tema más que el tweet por el cual todos nos hemos enterado de aquella medida antieconómica. Creería que esta sería un estilo de globo sonda ante la opinión pública para intentar gestionar el declive de su popularidad, pero dado el escenario que se le viene encima con las fuertes movilizaciones de sectores de presión que exigen un control de precios más agresivo, especialmente en el sector de los combustibles, esta medida podría pasar a ser la norma y no la excepción