Irán: “No retrocederemos hasta la aniquilación de Israel”

“No retrocederemos hasta la aniquilación de Israel, ni siquiera un milímetro,” dijo a la agencia de noticias para estudiantes iraníes el General de Brigada, Abolfazl Shekarchi, quien es además vocero de las Fuerzas armadas de la república de Irán.

“Queremos destruir el Sionismo en el mundo,” agregó Shekarchi quien también arremetió contra varias naciones del medio oriente por haber normalizado relaciones diplomáticas con Israel, “Arabia Saudita, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos y otras naciones consideradas musulmanas, para nosotros forman parte del régimen sionista, y esto es muy importante”.

Así mismo, el general catalogó como “intolerable” que se busquen acercamientos con Israel.

Estas declaraciones ocurren a medida que la administración Biden y otras naciones están retomando los diálogos con Irán para que puedan volver a tener un programa nuclear en su país.

De acuerdo a las autoridades israelíes, la nación islámica estaría muy cerca de conseguir lo necesario para poseer armas nucleares.

Ejército de Israel acelera sus planes contra el programa nuclear de Irán

Israel Noticias

Los jefes de seguridad israelíes intensificaron su retórica contra Irán el martes, con el jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel advirtiendo que el ejército estaba aumentando sus preparativos para un posible ataque a las instalaciones nucleares iraníes.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, dijo que Israel llevará a cabo operaciones que “no se han visto en el pasado” si estalla la guerra regional.

El jefe del Estado Mayor de las FDI, Aviv Kochavi, declaró ante la Comisión de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset que el ejército “está acelerando la planificación operativa y la preparación para hacer frente a Irán y a la amenaza nuclear militar. Afortunadamente, el presupuesto que se aprobó [la semana pasada] permite hacer frente a diversas amenazas”.

Sus comentarios se produjeron cuando se espera que la Fuerza Aérea israelí reanude los entrenamientos para un ataque contra el programa nuclear de Irán.

En enero, Kochavi anunció que había dado instrucciones al ejército para que comenzara a elaborar nuevos planes de ataque contra las instalaciones nucleares de Irán, y el mes pasado el gobierno habría asignado miles de millones de shekels para hacer viables esos planes.

En sus declaraciones al comité el martes, Kochavi también dijo a los miembros de la Knesset que Israel se enfrenta a “muchos desafíos de seguridad” en numerosos frentes.

“En el último año hemos seguido actuando contra nuestros enemigos en misiones y operaciones secretas en todo Oriente Medio. Las FDI seguirán actuando para eliminar las amenazas y responderán con fuerza a cualquier violación de la soberanía [israelí], en Gaza o en el norte”, dijo.

Mientras tanto, Gantz inauguró el martes una nueva fábrica abierta por el fabricante de armas israelí Rafael en la ciudad norteña de Shlomi, prometiendo que Israel no permitirá que el armamento avanzado llegue a los apoderados regionales de Irán, en medio de un reciente aumento de los ataques aéreos en Siria que se han atribuido a Israel.

Gantz alabó la apertura de la fábrica como un “claro símbolo para nuestros enemigos de que nuestra determinación no puede ser socavada”.

“A nivel operativo, estamos actuando ampliamente”, dijo. “No permitiremos que Hezbolá y otros proxys iraníes en la zona se equipen con armamento que perjudique la superioridad [militar] de Israel en la región”.

Gantz añadió que Israel estaba simultáneamente “trabajando continuamente para evitar la guerra”, pero que si estalla una, “estaremos preparados para llevar a cabo operaciones que no hemos visto en el pasado, con medios que no teníamos en el pasado, que golpearán el corazón de las [entidades] terroristas y sus capacidades”.

En los últimos meses, Irán ha dado largas a la hora de retomar las negociaciones indirectas con Estados Unidos sobre una vuelta mutua al acuerdo nuclear de 2015, que el entonces presidente estadounidense Donald Trump derogó en 2018 e Irán abandonó un año después.

La semana pasada, funcionarios iraníes dijeron que planeaban volver a las conversaciones a finales de noviembre, pero la administración del presidente estadounidense Joe Biden ha expresado su creciente impaciencia y ha amenazado con explorar “otras opciones” si las negociaciones fracasan.

Irán advierte a Israel contra más “aventuras militares”

De Israel Noticias

Majid Takht Ravanchi, el embajador iraní ante la ONU, criticó el jueves a Israel afirmando que “en los últimos meses el número y la intensidad de las amenazas provocadoras y aventureras del régimen israelí han aumentado constantemente hasta alcanzar niveles alarmantes”. Envió la queja al jefe del Consejo de Seguridad de la ONU, según un informe de Tasnim News en Irán el jueves.

Takht Ravanchi ha criticado a Israel en el pasado. Hace varias semanas, se quejó del discurso del primer ministro israelí Naftali Bennett, afirmando que estaba “lleno de mentiras”. Bennett ha dicho que Irán intentaba dominar la región. “La iranofobia recorre a sus anchas en la ONU. El discurso del primer ministro del régimen israelí estaba lleno de mentiras sobre Irán”, dijo el iraní. 

Ahora Irán está enfadado por los comentarios que se han hecho desde Israel. Dice que el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel ha advertido de “planes operativos” contra Irán. “Las operaciones para destruir las capacidades de Irán en varios campos continuarán en cualquier momento”, fue la cita que tiene a Irán en pie de guerra. 

“Nuestras protestas contra las amenazas anteriores del régimen en 2021 se reflejan en nuestras cartas al Consejo de Seguridad de la ONU del 1 de febrero, 12 de abril, 27 de agosto y 14 de septiembre”, dicen los iraníes.

Irán dice que hay amenazas sistemáticas explícitas del “régimen” israelí y que esto constituye una violación del derecho internacional, en particular del artículo 2 (4) de la Carta de las Naciones Unidas. Irán es el mismo país cuyos dirigentes amenazan a menudo con destruir Israel. En este caso parece hipócrita que Irán se queje de los comentarios israelíes. Pero los iraníes se quejan de todos modos. “El hecho de que el régimen israelí siga ‘destruyendo las capacidades de Irán’ demuestra sin lugar a dudas que ha sido responsable de ataques terroristas contra nuestro programa nuclear pacífico en el pasado”, dice Irán. “Dada la ominosa historia de las prácticas desestabilizadoras del régimen israelí en la región, así como sus operaciones encubiertas contra el programa nuclear iraní, se debe tratar con el régimen para poner fin a todas las amenazas y comportamientos perturbadores”, dice Irán, según el informe de Tasnim.

En este sentido, Irán se hace la víctima, lo cual es interesante. Básicamente admite que tiene un programa nuclear peligroso, pero al mismo tiempo quiere que ese programa sea protegido. Esto demuestra que Irán está preocupado por los recientes comentarios y acciones de Israel.

Israel redujo el intercambio de inteligencia con Estados Unidos por desconfianza en Biden

De Derecha Diario

Un explosivo informe revela que el gobierno israelí y sus servicios de inteligencia redujeron el intercambio de información de inteligencia con Estados Unidos, su principal aliado a nivel global, porque desconfían en el nuevo gobierno demócrata.

El periódico estadounidense The New York Times, pasquín que responde al Partido Demócrata, reveló un informe que prueba que desde la asunción de Biden como nuevo presidente de Estados Unidos a principios de 2021, el gobierno israelí y sus servicios de inteligencia redujeron hasta la nulidad el intercambio de información de inteligencia con el país norteamericano.

Según el reporte, que probablemente haya venido de la propia Casa Blanca en forma de crítica para presionar al actual gobierno israelí a que cambie la situación, este límite al flujo de la información entre Washington y Jerusalén vino por iniciativa del ex primer ministro del Estado judío, Benjamín Netanyahu, quien no confiaba en Joe Biden al frente del gobierno norteamericano.

El diario neoyorquino asegura que incluso con el cambio de gobierno, y con la llegada de Yair Lapid a la cancillería israelí, aliado del Partido Demócrata estadounidense, la situación se mantiene, debido a que el Primer Ministro, el derechista Naftali Bennett, tampoco confía plenamente en Biden.

Estados Unidos, cada vez más dependiente de la inteligencia israelí sobre el programa nuclear de Irán, viene perdiendo poder y fuerza militar y operacional a nivel global, algo que quedó en evidencia tras la caída de Kabul y de todo Afganistán en manos de los talibanes.

EE.UU. insta al nuevo presidente iraní a reanudar las conversaciones nucleares

De Israel Noticias

Estados Unidos instó el jueves al nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, a retomar las conversaciones para que ambas naciones reanuden el cumplimiento del acuerdo nuclear iraní de 2015.

“Nuestro mensaje al presidente Raisi es el mismo que nuestro mensaje a sus predecesores… Estados Unidos defenderá y promoverá nuestros intereses de seguridad nacional y los de nuestros socios. Esperamos que Irán aproveche la oportunidad ahora para avanzar en las soluciones diplomáticas”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, a los periodistas, según la agencia de noticias Reuters.

Instamos a Irán a que vuelva pronto a las negociaciones para que podamos tratar de concluir nuestro trabajo”, añadió Price, advirtiendo que “este proceso no puede prolongarse indefinidamente”.

El “carnicero de Irán”, Ebrahim Raisi, juró su cargo como presidente de la República Islámica el jueves, prometiendo poner fin a las sanciones de Estados Unidos, denunciándolas como “ilegales”.

Irán ha reducido gradualmente su cumplimiento del acuerdo de 2015 en respuesta a la retirada del acuerdo por parte del expresidente estadounidense Donald Trump en 2018, pero ha estado manteniendo conversaciones indirectas con la administración de Biden sobre una vuelta al acuerdo.

Sin embargo, Irán ha interrumpido recientemente las conversaciones y ha anunciado que no se reanudarán antes de la toma de posesión del gobierno de Raisi.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo la semana pasada que las conversaciones nucleares con Irán “no pueden continuar indefinidamente”, pero que Washington estaba “totalmente preparado” para continuar las negociaciones.

“Estamos comprometidos con la diplomacia, pero este proceso no puede prolongarse indefinidamente… miramos para ver lo que Irán está dispuesto a hacer o no y seguimos totalmente preparados para volver a Viena a continuar las negociaciones”, declaró.

Sus declaraciones fueron secundadas por el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, quien dijo que Irán está “retrasando” las conversaciones para salvar el acuerdo nuclear de 2015 y advirtió que la opción de revivir el acuerdo no quedaría abierta para siempre.

El nuevo presidente iraní rechaza una reunión con Biden antes que se levanten las sanciones

De Derecha Diario

Ebrahim Raisi, el radical presidente-electo de Irán, exigió en su primer conferencia de prensa que Estados Unidos «levante todas las sanciones opresivas» contra su país, antes de sentarse a negociar por el acuerdo nuclear.

Mientras el ingenuo presidente estadounidense Joe Biden insiste en regresar a un acuerdo nuclear con Irán, el nuevo presidente-electo iraní, Ebrahim Raisi, señaló que no se reunirá con el mandatario norteamericano, y afirmó que seguirá financiando a milicias regionales.

En su primera conferencia de prensa televisada, el recientemente elegido presidente de Irán respondió la pregunta acerca de si estaría dispuesto a reunirse con Biden, a lo que Raisi​​​​​​​ dio un contundente «No«, y afirmó que «para que eso ocurre primero Estados Unidos tiene que levantar todas las sanciones opresivas contra Irán«, marcando una posición más radical que la del saliente presidente Hasán Rohaní.

Raisi calificó el programa nuclear de su país como «no negociable«, y aseguró que Irán continuará enriqueciendo uranio a porcentajes cercanos a los necesarios para fabricar bombas atómicas, hasta que «Estados Unidos demuestre que quiere cooperar«.

Se espera una total profundización de políticas anti-occidente con la asunción de Ebrahim Raisi, censurando redes sociales y desinformando a su población acerca de lo que pasa fuera del mundo árabe. 

Raisi tiene el enorme desafío de no solo mantener el puño de hierro con el que la teocracia gobierna Irán, si no que deberá tomar medidas para salir de la crisis económica, puesto que tras la pandemia, el 80% de la población está por debajo del umbral de la pobreza y el país está en camino a una hiperinflación.

Ebrahim Raisi pertenece al ala más radical de la teocracia iraní, y mantendrá una postura innegociable con Occidente.

El fallido Acuerdo Nuclear de Obama que ahora Biden quiere revivir

En 2015, el entonces presidente Barack Obama negoció con Rohaní un programa de desnuclearización, metiendo a Irán en el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), junto al Reino UnidoFranciaAlemaniaChina Rusia.

Bajo este acuerdo, Irán accedió en la teoría a eliminar sus reservas de uranio enriquecido medio, además de disminuir sus reservas de uranio enriquecido al 98% y reducir en dos tercios sus centrifugadoras de gas durante la próxima década. A cambio, Obama levantó sanciones contra la dictadura iraní e incluso les envió miles de millones de dólares en «ayuda humanitaria» a Teherán.

El PAIC resultó ser un fracaso rotundo. Como demostró el gobierno israelí en 2018, Irán no dejó su programa nuclear de lado, solamente lo pasó a la clandestinidad. Incluso el régimen iraní usó el dinero que Obama les envió para profundizar el enriquecimiento de uranio.

Ese mismo año, el presidente Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos del PAIC, y dejó de enviarles dinero a Irán. En su lugar, coordinó ataques estratégicos junto a Israel para desarmar la capacidad nuclear iraní.

Pero ahora, a pesar de que Irán está al borde del colapso económico, sin su jefe del Programa Nuclear (quien fue asesinado por el Mossad), y con las sanciones que le impiden acceder a uranio barato, Biden quiere volver al fallido Plan de Acción Nuclear.

Irán dice que EE.UU. acordó levantar las sanciones petroleras y marítimas

De Israel Noticias

DUBAI (Reuters) – Irán dijo el miércoles que Estados Unidos había acordado eliminar todas las sanciones sobre el petróleo y el transporte marítimo de Irán, aunque Alemania advirtió que quedaban cuestiones importantes en las conversaciones entre Teherán y las potencias mundiales para revivir un acuerdo nuclear de 2015.

Las declaraciones iraníes, realizadas por el jefe de gabinete del presidente saliente, Hassan Rouhani, se hicieron eco de anteriores afirmaciones de funcionarios del bando pragmático de Rouhani, según las cuales Washington está dispuesto a hacer importantes concesiones en las conversaciones, que se están llevando a cabo desde abril en Viena.

Las conversaciones se suspendieron el domingo para hacer una pausa, dos días después de que Irán celebrara las elecciones presidenciales, en las que ganó el partidario de la línea dura Ebrahim Raisi, jefe del poder judicial iraní que está en la lista negra de Estados Unidos. Raisi debe sustituir a Rouhani en agosto.

Se ha alcanzado un acuerdo para eliminar todas las sanciones en materia de seguros, petróleo y transporte marítimo que fueron impuestas por (el anterior presidente de Estados Unidos, Donald) Trump”, dijo el jefe de gabinete de Rouhani, Mahmoud Vaezi, citado por los medios estatales iraníes.

Al igual que otros negociadores occidentales e iraníes que han dicho que las conversaciones siguen estando muy lejos de su conclusión, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo el miércoles que Teherán y las potencias todavía tenían que superar obstáculos importantes. leer más

“Estamos avanzando, pero todavía hay algunas nueces que romper”, dijo Maas en una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken. Maas dijo que un acuerdo era posible incluso después de la elección de Raisi, un crítico implacable de Occidente.

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo el domingo que aún quedaba “un buen trecho por recorrer”, incluso en lo que respecta a las sanciones y a los compromisos nucleares que debe asumir Irán para salvar el maltrecho acuerdo.

Irán accedió en 2015 a frenar su programa de enriquecimiento de uranio, una posible vía hacia las armas nucleares, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales. Trump abandonó el acuerdo tres años después, calificándolo de defectuoso en beneficio de Irán, y volvió a imponer duras sanciones que golpearon la economía iraní.

Teherán respondió violando los límites de enriquecimiento, mientras sigue insistiendo en que no tiene ambiciones de armas nucleares.

Tanto los funcionarios iraníes como los occidentales afirman que es poco probable que el ascenso de Raisi altere la posición negociadora de la República Islámica, ya que el líder supremo clérigo, el ayatolá Alí Jamenei, ya tiene la última palabra en todas las políticas importantes.

Vaezi dijo que Estados Unidos había acordado sacar a algunas figuras iraníes de alto nivel de una lista negra.

Cerca de 1.040 sanciones de la era de Trump serán levantadas bajo el acuerdo. También se acordó levantar algunas sanciones a individuos y miembros del círculo íntimo del líder supremo”.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pretende restaurar el acuerdo, pero las partes no se ponen de acuerdo sobre qué pasos hay que dar y cuándo para desactivar las sospechas mutuas y garantizar el pleno cumplimiento.

Sin embargo, algunos funcionarios iraníes han sugerido que Teherán podría preferir un acuerdo antes de que Raisi tome posesión de su cargo para dar al nuevo presidente un borrón y cuenta nueva y evitar la culpa si surgen problemas posteriormente.

Buques iraníes navegan hacia Venezuela mientras EE.UU. advierte sobre la transferencia de armas

De Israel Noticias

Dos buques de la Armada iraní cruzaron el Cabo de Buena Esperanza por primera vez y parecen dirigirse al otro lado del Atlántico, continuando un viaje que los funcionarios estadounidenses creen que podría terminar en Venezuela, según un funcionario de defensa con conocimiento directo.

Teherán ya ha amenazado con enviar buques de guerra al hemisferio occidental, pero ha abortado los intentos anteriores. Los funcionarios estadounidenses aún no están demasiado preocupados, ya que todavía hay una pequeña ventana de tiempo para que los barcos den la vuelta o se dirijan a puerto en lugar de continuar el viaje, dijo el funcionario de defensa. Pero una travesía exitosa sería una demostración significativa de la capacidad naval de Irán y potencialmente proporcionaría a Teherán un nuevo punto de apoyo en el extranjero cercano a Estados Unidos.

El aparato de seguridad nacional de Estados Unidos ha seguido de cerca el progreso de los barcos durante las últimas dos semanas. Su intención y su carga aún se desconocen, pero se sigue suponiendo que podrían dirigirse a Venezuela, dijo la persona.

Los funcionarios de Biden señalaron esta semana que la administración está preocupada por la posibilidad de que los barcos lleven armas con destino a Caracas y advirtieron que Estados Unidos actuaría para disuadir esa entrega. Las imágenes satelitales del barco de principios de mayo proporcionadas por Maxar Technologies muestran siete lanchas de ataque rápido a bordo de su cubierta.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, señaló que Venezuela compró armas a Irán hace más de un año y advirtió que una nueva entrega “sería un acto de provocación y una amenaza para nuestros socios en este hemisferio”.

Kirby advirtió que Estados Unidos se reserva el derecho de “tomar las medidas apropiadas -en concierto con nuestros socios- para disuadir la entrega o el tránsito de tales armas”.

No está claro qué esfuerzos diplomáticos ha emprendido Washington para disuadir el movimiento de los barcos. Funcionarios del Departamento de Estado no quisieron decir si han planteado la cuestión a Irán en las conversaciones nucleares en curso en Viena. Sin embargo, el departamento dejó claro en un comunicado que está preparado para aprovechar “las autoridades aplicables, incluidas las sanciones, contra cualquier actor que permita el suministro continuo de armas por parte de Irán a socios y apoderados violentos”.

Un funcionario de la misión de Irán ante las Naciones Unidas no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Algunos funcionarios estadounidenses están sorprendidos de que los buques -el Sahand, su fragata más reciente, y el Makran, un antiguo petrolero convertido en una base flotante de avanzada- hayan llegado hasta aquí y dudan de que sean capaces de completar el arduo viaje a través del Atlántico.

Los barcos avanzan lentamente, a sólo 8-10 nudos, y los funcionarios creyeron en varios momentos de la última semana que darían la vuelta, dijo la persona. No está claro si los barcos tienen la capacidad de reabastecerse en el mar, lo que supone un reto logístico para emprender un viaje tan largo.

Sin embargo, si los barcos siguen la trayectoria actual, es probable que lleguen a la costa este de Sudamérica en la próxima semana o dos, dijo el funcionario de defensa.

Las autoridades creen que Irán decidió seguir adelante con la misión en parte para salvar la cara después de que el mayor buque de guerra iraní, el Kharg, se hundiera el miércoles tras incendiarse en el Golfo de Omán, cerca del Estrecho de Ormuz, dijo el funcionario de defensa. Mientras tanto, se produjo otro incendio sospechoso en una refinería de petróleo de la empresa estatal Tondgooyan Petrochemical Co. al sur de Teherán.

Aunque la causa de los incendios aún no está clara, en el pasado se ha sospechado que Israel ha llevado a cabo ataques contra infraestructuras y activos militares iraníes.

Anteriormente, Irán ha enviado petroleros al Mar Caribe para abastecer a Venezuela, lo que provocó las advertencias del gobierno estadounidense. Y en 2020, Estados Unidos confiscó cuatro cargamentos de combustible iraní que se dirigían a Venezuela desafiando las sanciones estadounidenses.

Los expertos advirtieron que no hay mucho que Estados Unidos pueda hacer para disuadir a los buques de guerra si continúan con su trayectoria actual. Los barcos están en aguas internacionales y no está claro que estén infringiendo ninguna ley.

Irán quiere expandir su modelo despiadado en toda la región

De Israel Noticias

Un turista francés llamado Benjamin Briere, que lleva un año en una prisión iraní, va a ser procesado por espionaje y propaganda contra el régimen, además de otros cargos.

Briere había emprendido la aventura de su vida. Equipó su furgoneta y en 2018 inició un largo viaje por Europa, los Balcanes, Turquía, el Kurdistán iraquí e Irán. Esta aventura tuvo un final brutal en mayo de 2020. Cuando se encontraba en una zona desértica cerca de la frontera con Turkmenistán, las autoridades iraníes lo detuvieron y desde entonces está recluido en una prisión de la ciudad nororiental de Mashhad. El tribunal presentó los cargos contra él esta semana.

El francés estaba documentando su viaje a través de las redes sociales y se le acusa de filmar con un dron de recreo en una zona restringida. También cuestionó en las redes sociales el uso obligatorio del velo para las mujeres en Irán. Ambas acciones revelan torpeza y desconocimiento de la región, pero desde luego no merecen la cárcel. Cuando vi los vídeos en un reportaje reciente, mi reacción inicial fue comentar lo hermoso que era el país: el verdor y el paisaje eran simplemente impresionantes.

La gente que comparte estas imágenes en las redes sociales no tiene mala intención. De hecho, es todo lo contrario: Briere estaba compartiendo hermosos paisajes de un país que la gente conoce poco. En teoría, esto no debería prohibirse, sino fomentarse, especialmente para la economía del turismo. En cuanto al post sobre el velo, las autoridades podrían haberle informado de que eso va en contra de las creencias de su país y no está permitido, dejándole continuar su viaje con una dura advertencia. Estoy de acuerdo en que la ignorancia de la ley no es excusa, y uno debe respetar las leyes y costumbres de cualquier país que visite, pero esto no tenía que llegar tan lejos. Hemos visto ejemplos similares en todo el mundo que se han resuelto en cuestión de meses; sin embargo, para Irán, la promoción del turismo y las buenas relaciones no es una preocupación.

La razón por la que se llega tan lejos es porque la estrategia del régimen iraní es diferente: es una estrategia de toma de rehenes. Esto incluye a Briere, a la ejecutiva benéfica británica Nazanin Zaghari-Ratcliffe y al ciudadano estadounidense Siamak Namazi y su padre Baquer, que llevan años en la cárcel, así como a muchos otros. Ha sido así desde la primera operación de toma de rehenes del régimen en la embajada de Estados Unidos en Teherán, que duró desde 1979 -cuando el presidente Jimmy Carter estaba en el cargo- hasta el 20 de enero de 1981: El primer día de la presidencia de Ronald Reagan. La fecha del final de esta crisis de 40 años dice mucho sobre cómo ve el régimen la influencia y los mensajes que envía.

A Irán se le ha dado bien retener a ciudadanos occidentales como Briere como moneda de cambio. Para cada país de los rehenes, se puede pensar en muchas razones y expedientes de negociación. Cuando se trata del Reino Unido, por ejemplo, está la deuda de 530 millones de dólares que Londres tiene con Irán, que fue un pago realizado por equipamiento militar por el difunto sha, antes de que abandonara el trono, y que nunca fue entregado. Como el acuerdo nuclear está a punto de reactivarse, es probable que Teherán necesite estas monedas de cambio para negociar un acuerdo ventajoso.

Es interesante ver la humillación que los países occidentales están dispuestos a sufrir para sacar adelante el acuerdo nuclear. No puedo evitar que el hecho de que Europa espere un fuerte aumento del comercio con Irán sea una de las razones. En una época de pragmatismo por encima de los principios, esto deja a muchos de los prisioneros en una situación difícil. En 2016, menos de un año después de la entrada en vigor del acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), el Wall Street Journal reveló que la administración Obama había organizado en secreto un transporte aéreo de 400 millones de dólares en efectivo en pallets de madera a Irán para coincidir con la liberación de cuatro estadounidenses. Ahora, mientras Teherán sufre una economía esclerótica y corrupta, el único dinero fresco que sus dirigentes pueden encontrar se relaciona con un acuerdo negociado por el shá que derrocaron hace más de 40 años. Hablando de ironía.

Pero esto demuestra el tiempo que esta estrategia ha estado funcionando para el régimen. Ha funcionado tan bien que incluso ha pasado de tomar personas como rehenes a países enteros. De hecho, si Occidente está dispuesto a cambiar cientos de millones de dólares por sus ciudadanos, ¿qué estaría dispuesto a ofrecer por la estabilidad en una región clave? El régimen iraní espera un mandato completo para dirigir y controlar toda la región. Nada más. Y así, hoy la única diferencia entre Briere retenido por los guardias en una cárcel de Mashhad y el Líbano como rehén de Hezbolá es el precio. El presidente francés Emmanuel Macron intenta ayudar, pero vuelve al pragmatismo.

Lo mismo ocurre con la injerencia del régimen en Siria, Irak y Yemen. Teherán ha sido extremadamente eficiente a la hora de beneficiarse de los errores de otros para impulsar estas situaciones de toma de rehenes y negociación. De ahí que el régimen iraní vea el JCPOA 2.0 no como paletas de dinero en efectivo sino como poder sobre estos países. También comprende el afán negociador de Occidente.

Esto es lamentable, ya que la comunidad internacional está premiando la mala conducta y las actividades malignas. El régimen iraní no actúa así para protegerse, como podría haber hecho en la década de 1980. Hoy en día, está intentando obtener el control y expandir su despiadado modelo por toda la región. Los próximos años determinarán cómo avanzará la región. La pelota, como tantas veces, está en manos del régimen iraní. ¿Elegirá Irán el apaciguamiento y la mejora de las relaciones bilaterales, como imaginan los patrocinadores del JCPOA 2.0, o continuará en su camino de expansionismo violento?

Todo esto tiene lugar en el contexto de que la actual administración estadounidense está reexaminando los pactos históricos, especialmente con Israel. Las potencias regionales comprenden esta nueva dinámica y están dispuestas a afrontar ambas opciones. Sin embargo, esta vez, la segunda opción, que supondría una necesidad continua de contener las actividades malignas de Irán, llevará a lo desconocido. Los primeros indicios de lo que ocurra con todos los rehenes de Irán lo revelarán.

Ex jefe de inteligencia de EE.UU: Biden se está rindiendo a Irán

De Israel Noticias

El equipo de seguridad nacional del presidente Joe Biden parece insistir en dar marcha atrás a las políticas sólo porque estaban vinculadas a la administración Trump, sin importar las desastrosas consecuencias. En ningún lugar es esto más evidente que en Oriente Medio, donde hemos cambiado cuatro años de paz a través de la fuerza por cuatro meses de violencia a través de la debilidad.

Oriente Medio es como un antiguo rompecabezas de intereses, historias, alianzas y recelos interconectados. Durante décadas, hemos tratado de encajar piezas que no encajaban bien, o a veces hemos tratado de volar el rompecabezas y empezar de cero.

La administración Trump adoptó un enfoque totalmente diferente que comenzó por ver cada pieza del rompecabezas de Oriente Medio -tanto aliados como adversarios- tal y como era, con ojos claros. Esta claridad facultó a los responsables políticos a tomar medidas audaces para apoyar a nuestros amigos y disuadir a nuestros enemigos.

Los alarmistas, entre ellos el actual Secretario de Estado Antony Blinken, advirtieron que el cumplimiento de la promesa de décadas de trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén incendiaría un polvorín regional. Muchos de los mismos detractores dijeron que sacar al líder terrorista iraní Qasem Soleimani del campo de batalla desencadenaría una guerra.

En ambos casos, ocurrió lo contrario. Nuestros socios potenciales, tanto árabes como judíos, vieron que era posible romper con los moldes anticuados y abordar los viejos problemas con nuevas ideas, y los posibles alborotadores se dieron cuenta de que las acciones malignas tenían consecuencias reales.

Pero en lugar de basarse en esta base para la estabilidad, la administración Biden ha vuelto inexplicablemente a las políticas fallidas y sembradoras de caos del pasado, especialmente cuando se trata del principal patrocinador del terror en Oriente Medio: Irán.

En 2015, la administración Obama-Biden envió un avión sin marca que contenía 400 millones de dólares -apilados en palés de madera- al régimen iraní, coincidiendo con la implementación formal del acuerdo nuclear con Irán. Pero incluso eso resultó ser simplemente el pago inicial de unos asombrosos 100.000 millones de dólares que finalmente fluyeron hacia el régimen cuando se levantaron las sanciones y se descongelaron los activos iraníes.

Cuando la administración Trump tuvo que lidiar con el mortífero efecto dominó de que el principal estado patrocinador del terrorismo del mundo estuviera nuevamente repleto de dinero, nuestra inteligencia fue consistente y clara: Irán utilizó ese dinero para financiar ataques en toda la región contra los intereses estadounidenses y sus aliados.

Armados con esta información -y con otros conocimientos profundos sobre las estrategias y tácticas del régimen iraní-, los responsables políticos diseñaron una campaña de máxima presión que paralizó la capacidad del régimen para exportar terror. Una de las ideas centrales de este enfoque era sencilla: Ya no debemos dar miles de millones de dólares a los enemigos de Estados Unidos con la esperanza de que, después de todo, decidan agradarnos, ni a los regímenes radicales con la esperanza de que se conviertan de repente en ciudadanos globales responsables.

El reajuste estratégico de Oriente Medio y la consiguiente oleada de acuerdos de normalización árabe-israelí negociados por Estados Unidos no fueron el resultado de pagos en efectivo: Ocurrió porque las naciones árabes realmente querían hacerlo.

Incluso en el Congreso de Estados Unidos, otro entorno díscolo, los Acuerdos de Abraham produjeron un bipartidismo abrumador, con noventa y un senadores que copatrocinaron una resolución de apoyo. Este bipartidismo en los asuntos exteriores produce una continuidad a largo plazo, a diferencia del acuerdo con Irán, al que se opusieron -y siguen haciéndolo- casi todos los republicanos.

Al aumentar la presión sobre Irán, apoyando a Israel y acogiendo a los socios árabes en el redil, la administración Trump creó un entorno de negociación que realmente produjo resultados pacíficos y prósperos. Con este claro historial de éxitos, ¿por qué los líderes estadounidenses considerarían volver al modelo fallido del pasado?

Y, sin embargo, una de las primeras medidas de la administración Biden fue restablecer cientos de millones de dólares en financiación a organizaciones palestinas, creadas con apariencia de programas de ayuda humanitaria, que en realidad han hecho poco más que perpetuar el conflicto al quitar a las autoridades locales de gobierno la responsabilidad de cuidar y proteger a sus ciudadanos.

Menos de un mes después de esa decisión, volvieron a llover cohetes sobre Israel. Pero incluso en ese momento, la atención del equipo de política exterior de Biden estaba centrada a 1.500 millas de distancia, en Viena, donde están tratando desesperadamente de revivir el acuerdo con Irán que permitió a Teherán financiar el terrorismo en toda la región en primer lugar. Estas dos cosas están inextricablemente ligadas.

Los funcionarios de los servicios de inteligencia y los analistas de varios países no discuten que muchos de los cohetes del arsenal lanzado por Hamás fueron comprados por Irán, construidos por Irán o lanzados por militantes que fueron entrenados por Irán. No es de extrañar, pues, que el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, elogiara recientemente la “demostración de poder” del grupo terrorista en Gaza, y que, a su vez, el jefe político de Hamás, Ismail Haniyeh, agradeciera a Irán por “proporcionar fondos y armas” a su esfuerzo.

Si el gobierno de Biden sigue su curso actual, vuelve a entrar en un acuerdo nuclear con Irán y levanta las sanciones al régimen, esto equivaldrá a darles otro avión lleno de dinero. Miles de millones de dólares se utilizarán una vez más para sembrar el caos en toda la región y permitir que la República Islámica siga intentando cumplir su misión de erradicar a Israel del mapa.

Uno de los objetivos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) de Irán es establecer y mantener el control del territorio en Siria que les permita lanzar cohetes a Israel a su discreción.

Mientras tanto, seguirán financiando a Hezbolá en el Líbano, dándoles otra ubicación geográfica desde la que atacar al Estado judío. Muy pronto la geografía y las matemáticas podrían combinarse para abrumar el sistema de defensa de la Cúpula de Hierro de Israel. En ese momento -y posiblemente mucho antes- la perspectiva de un conflicto regional significativo sería probablemente inevitable.

Trágicamente, a pesar de que la conexión entre el régimen iraní y la reciente violencia es tan clara, cualquier condena de Irán ha estado notoriamente ausente de los puntos de discusión de la administración Biden. En su lugar, Biden pareció atribuirse parte del mérito del alto el fuego entre Israel y Hamás, como un pirómano que aparece para atribuirse el mérito de haber apagado un incendio que él mismo ayudó a provocar.

Y lo que es aún más desconcertante, el equipo de Biden ha colocado a Israel, nuestro estrecho aliado, en pie de igualdad moral con Hamás, una organización terrorista, al afirmar que ambas partes son culpables de la violencia. Se trata de un enfoque de política exterior preocupante y de una falsa equivalencia moral asombrosa.

El gobierno de Biden debería centrarse, en cambio, en ampliar los Acuerdos de Abraham, impulsar un acuerdo de normalización entre Arabia Saudí e Israel y establecer un bloque de paz desde Israel hasta los Emiratos que aísle a Irán y cree realmente un incentivo real para que cambie su postura.

Un reto de política exterior que amenaza con socavar la capacidad de Estados Unidos para avanzar en cuestiones de seguridad global es que nuestros adversarios extranjeros simplemente nos esperan. Soportan el enfoque de línea dura de una administración el tiempo suficiente para obtener alivio cuando llega un nuevo grupo. Esto tiene que terminar.

Necesitamos un consenso bipartidista en nuestras preocupaciones de seguridad más importantes. Lo estamos consiguiendo en el caso de China, nuestra principal amenaza para la seguridad nacional, y otra área en la que la administración Trump adoptó un enfoque fundamentalmente diferente.

Ahora lo necesitamos respecto a Irán, y tenemos que mantener el enfoque que produjo resultados y exportó paz, en lugar de terror. Y no debería importar qué administración estadounidense lo creó.

John Ratcliffe fue el sexto Director de Inteligencia Nacional de EE.UU. y es presidente del America First Policy Institute.